Riqueza y títulos en el Fútbol de Colombia


Es mejor ser rico que pobre.  La sabiduría de Pambelé, ídolo del boxeo colombiano de los años setenta caído en desgracia, es lección de vida, del deporte y del fútbol en particular.

Por mucho tiempo la relación positiva entre éxito y riqueza ha sido una constante en el fútbol mundial. Colombia, por supuesto, no es la excepción. Aun siendo una liga de pocos recursos, la diferencia entre los equipos ricos y pobres es considerable.

Arrancando el primero torneo de la Liga Águila de 2016 vale la pena repasar cuales son los favoritos basado en criterios tan sencillos como el valor de su plantilla. De acuerdo a cifras de transfermarket, el 2016 arranca con el Nacional como equipo más poderoso, con una plantilla valorada en £13.65 millones, al cambio de hoy poco menos de 64 mil millones de pesos colombianos. El equipo con la plantilla más modesta es Alianza Petrolera valorada en £1.8 millones, cerca de 8 mil 500 millones de pesos. Es decir, el avalúo de la plantilla verdolaga es 7.5 veces la del conjunto petrolero. Tras el Nacional, le siguen –aunque lejos- en valor de mercado, Medellín, Santa Fe, Millonarios y Junior.

Si nos atenemos a la tendencia general, estos son los favoritos al título del primero semestre del 2016. Pero Colombia es particular. Con un torneo por semestres, donde además el título se otorga tras unos pocos partidos de eliminación directa o cuadrangulares (según el estado de ánimo de la dirigencia), cualquiera puede ganar.

Posición Final y Valor de Mcdo 2016 Colombia

Así, Nacional cumplió el semestre anterior con su favoritismo. Como Junior, Medellín y en menor medida Santa Fe (aunque en este caso, el título de la Sudamericana opaca cualquier desliz que pudiesen haber tenido en el torneo doméstico). Equipos como Tolima, Caldas y Cali superaron sus expectativas aunque los verdes, que venían de ganar en el primer semestre, sin duda esperaban llegar más lejos.  La nota más baja en cuanto a rendimiento el semestre pasado fue para Millonarios.

Tras el fracaso, el equipo azul renovó la práctica totalidad de su plantilla. Es difícil que tenga otro semestre como el segundo del 2015. La plantilla del Nacional es un 85% más valiosa que la Millos (siempre según transfermarket ), pero es muy similar a la de rivales como Medellín, Santa Fe o Junior. Además por primera vez en años, la plantilla entera hizo la pretemporada completa. Enfocado exclusivamente en el torneo doméstico, será equipo a tener en cuenta.

El otro equipo de Bogotá, Santa Fe, llega como campeón continental pero con la incógnita de si la hora de Omar Pérez ha llegado definitivamente. Si bien es de lejos el extranjero más exitoso que ha vestido la camiseta cardenal en décadas, también es cierto que los partidos decisivos de la Copa Sudamericana se ganaron sin apenas su participación. Del manejo que dé Pelusso a la situación puede depender la tranquilidad de plantel que también enfrenta este semestre la Copa Libertadores.

Los ricos son favoritos. Pero en Colombia, con torneo corto, siempre un pobre sobresale. Así que la frase de cajón termina siendo cierta: cualquiera puede ganar.

La Competitividad del Fútbol Colombiano

Columnista invitado: Carlos Gutierrez

En las ultimas décadas la industria del deporte ha venido creciendo económicamente muy rápido. La firma consultora A.T. Kearney describe el mercado global deportivo como un negocio “lleno de pasión”, donde anualmente son gastados entre $480 y $620 billones de dólares, cifra que abarca desde “construcción de infraestructura, artículos deportivos, licencias de productos, eventos deportivos” hasta el mercado de las apuestas, los derechos de televisión, patrocinios, plantillas deportivas, etc. ” (A.T. Kearney Inc, 2011). Adicionalmente el deporte toca tantas áreas como cualquier otra industria lo puede hacer, desde mercadeo, comunicación, finanzas, hasta gobernabilidad, psicología, ética y filosofía. Lo anterior ha provocado que el deporte como tal se empiece a mirar desde unas perspectivas que anteriormente no se consideraban comunes para esta industria, como por ejemplo el interés creciente de mas y mas académicos queriendo profundizar sus investigaciones en las distintas áreas conectadas con deporte.

Simon Rottenberg (1956), por ejemplo, fue el primer científico en estudiar el béisbol desde un punto de vista económico. En su publicación “The baseball player’s labor market” (El mercado laboral de los jugadores de béisbol) el resalta la importancia de la incertidumbre de los resultados en cualquier competencia deportiva. Allí, el argumenta que cuando el resultado de determinada competición es fácilmente predecible, la demanda del evento se va a ver afectada negativamente. En otras palabras si el aficionado conoce de antemano cual va a ser el resultado de una competición, dicho evento pierde ese tinte que capta la atención y hace que ‘fan’ sigan el evento deportivo hasta el final. Para que esto suceda es crucial que exista un equilibrio competitivo entre todos los equipos que participan en una competencia, por lo tanto, si resulta que unos pocos equipos dominan una liga, esto se va ver reflejado como un certamen con un nivel de competitividad bajo, ya que el ‘botín’ pertenece a esos pocos. Pero si por el contrario la liga ofrece unas condiciones donde mas equipos tienen las posibilidad de obtener el titulo, esto se considera una pugna mas equilibrada y por tanto con un mayor grado de competitividad.

Según Rottenberg, el padre de la economía del deporte, si un certamen logra consolidar un buen grado de equilibrio competitivo, así mismo va a tener como consecuencia la atención de los seguidores del evento. Si esto es cierto, este interés de los seguidores debería verse reflejado en factores como asistencia al estadio o mas socios del club. Curiosamente esto no es el caso de la liga de fútbol profesional Colombiana, ya que, contrario a lo que muchos puedan pensar, la liga Colombiana muestra cada vez mas mejores signos de buen nivel competitivo, al menos desde el punto de vista de la teoría económica de Rottenberg. Así pues, un ejercicio simple, para medir el desempeño de la liga Colombiana históricamente, es tomar la frecuencia con la que los equipos ganan la liga en un numero de torneos determinados, indicando si son los mismos equipos o no los que repiten títulos en ese periodo. El Cuadro 1 muestra los equipos campeones desde el comienzo de la liga en 1948 hasta el 2014 divido en seis periodos, el ultimo periodo muestra en efecto mas equipos ganando el titulo debido al nuevo sistema implementado por la DIMAYOR de torneos cortos con dos campeones por año.

Cuadro 1 Equipos campeones por periodos desde 1948 hasta 2014 (The Rec.Sport.Soccer Statistics, 2015)

Cuadro 1

Tomando como referencia los datos del Cuadro 1 y usando el indicador económico Hirfindahl – Hirschman (HHID) – el cual es originalmente una medida usada para determinar el nivel de concentración entre un grupo de empresas de una industria determinada, y así determinar si esa industria se encuentra en estado de monopolio, un mercado de competencia perfecta o un oligopolio – es posible saber si hubo dominio del titulo, o no hubo, por algunos pocos equipos en cada uno de los seis periodos estipulados. Esta prueba empírica efectivamente muestra que en la ultima década la distribución de títulos entre los clubes en el futbol Colombiano ha sido mas equitativa que nunca en su historia. Esto quiere decir que hoy en día los clubes en el país tienen una mayor oportunidad de ganar el titulo que antes, teniendo como resultado que si bien existen los equipos “grandes” y de tradición, en la actualidad se predice quien va a ser el próximo campeón colombiano con mayor dificultad.

La Gráfica 1 presenta los resultados del indicador HHID, entre mas cerca el numero este a cero, mayor se considera el equilibrio competitivo de la liga. Como se había mencionado, el periodo mas equilibrado es el ultimo 2003-2014 y el periodo donde la liga ha tenido el peor nivel de equilibrio competitivo es en los 80’. A pesar que en algunos periodos la liga otorgó mas títulos que en otros – es el caso del ultimo periodo, donde se eligen dos campeones por año – esto no afecta el resultado final del indicador. Esto se debe a que el HHD divide el numero de campeonatos ganados por cada equipo en ese periodo con el total de campeonatos jugados en el mismo, haciendo el resultado proporcional.

Gráfica 1 Indicador económico HHID aplicado a la distribución de los títulos ganados por los equipos Colombianos desde 1948 hasta 2014 (Fuente: Elaboración propia del autor)

Grafica 1

Si se mira el periodo de 1981-1991, se identifica fácilmente que la liga Colombiana fue muy desequilibrada. En este periodo, por ejemplo, el indicador marca 0.44. Esto es debido a que de los diez títulos otorgados solo tres equipos de los quince que participaron se repartieron el tan apreciado ‘botín’ – América gano el titulo seis veces y Atlético Nacional y Millonarios de a dos veces cada uno -. Contrariamente a este periodo, esta el periodo del 2003-2014, donde si bien es cierto Atlético Nacional muestra una tendencia a ganar mas que los otros, la liga en general, otorgó a doce equipos el trofeo de los veintisiete que participaron en los campeonatos. En otras palabras, casi la mitad de los participantes se hicieron acreedores del titulo, incluso equipos que en los mas de sesenta años de historia del futbol Colombiano era difícil pensar como ganadores, es el caso del Deportes Tolima, Cúcuta Deportivo, Deportivo Pasto o el mismo Chicó F.C.

Pero el gran interrogante, después de haber analizado estos datos, es ¿por qué si la liga Colombiana presenta números positivos en el equilibro competitivo de los torneos, la asistencia a los estadios ha disminuido notablemente? ¿No se supone que esta situación hace crear mayor expectativas en los hinchas, motivándolos – en teoría – a que asistan a los estadios?. La Grafica 2 muestra, a modo comparativo, la asistencia promedio de cinco ligas del mundo incluida la Colombiana – Inglaterra, Argentina, Brasil y México -. En la grafica se ve claramente un promedio de asistencia en Colombia casi por la mitad debajo de la siguiente liga con peor promedio de las cuatro en estudio: Brasil.

Gráfica 2 Promedio de asistencia a los estadios en las ligas de fútbol (La Patria, 2013; WorldFootball, 2015; Elaboracion propia del autor)

Grafica 2

Claramente el análisis de los datos anteriores deja abierto un debate lleno de interrogantes para futuros estudios. Sin embargo, este presente análisis enfatiza en la necesidad de explorar otras variables que estén afectando la asistencia en los estadios. Queda claro que la competitividad del torneo no es una de ellas, habría entonces que entrar a mirar el efecto que ha tenido la llegada creciente de equipos nuevos – o no tradicionales – en el futbol de primera división como una variable muy discutible hoy en día. Así mismo quedan como punto de partida para estudio venideros otras variables de gran peso como: ingresos anuales de los clubes, calidad de las plantillas, salario delos  jugadores, violencia en los estadios, ausencia de espectáculo fuera de las canchas, tasas de desempleo, etc.

BIBLIOGRAFIA

A.T. Kearney Inc. (2011). The Sport Market, Major Trends and Challenges in an Industry Full of Passion. Chicago: A.T. Kearney Inc.

La Patria. (2013, 12 15). Retrieved 05 24, 2015, from www.lapatria.com/deportes/el-ascenso-y-el-descenso-cambian-el-futbol-colombiano-50721

Rottenberg, S. (1956). The Baseball Players Labour Market. The Journal of Political Economy , 242-258.

The Rec.Sport.Soccer Statistics. (2015, 06 03). Retrieved 06 03, 2015, from http://www.rsssf.com

WorldFootball. (2015). Retrieved 05 26, 2015, from http://col.worldfootball.net/espectadores/col-primera-a-2010-apertura/1/

 

 

 

Florentino: el talismán del Barça


Santiago Bernabéu ha sido el presidente más exitoso en la historia del Real Madrid. Bernabéu llegó al cargo el 15 de septiembre de 1943. El palmarés del Madrid entonces exhibía apenas 2 títulos de liga y 7 copas de España. La última liga databa de 1933, la última copa de 1936. Al retirarse en 1978, el Madrid había adicionados a su museo 16 ligas, 6 copas de Europa, 6 copas de España y 1 copa intercontinental.

Florentino Pérez accedió a la presidencia blanca en el verano del año 2000. Al posesionarse, el Madrid tenía 27 títulos de liga, 17 Copas del Rey, 5 Supercopas de Europa y 7 Copas de Europa. Era el mejor equipo del S. XX. Con el afán, nunca disimulado, de emular y superar las gestas de Bernabéu, Florentino trajo a los mejores jugadores del mundo al Real Madrid. El primero en llegar fue Figo quien tras jurar en la prensa catalana que no tenía nada firmado con Florentino, –cuando éste aún era candidato – debió irse al Madrid tras ganar Pérez las elecciones. Luego llegarían Ronaldo, Zidane y Beckham quienes juntó a Raúl, Roberto Carlos y Guti armaron un equipo que ganó 2 ligas, 1 Champions League, 1 Supercopa de Europa, 2 Supercopas de España y 1 Copa Intercontinental. Pero todos estos títulos se obtuvieron entre las temporadas 2000/2001 y la 2002/2003. Después nada.

La dimensión del Madrid es difícil de entender sin pasar un tiempo en Madrid. La mejor manera de explicar la importancia del club quizás sea a partir de los dos periódicos que siguen día y noche lo que acontece en el equipo: Marca y As, enfocados en el Real Madrid, tiene ventas conjuntas que rozan los 250.000 ejemplares diarios y en número de lectores superan a medios generales como El País de España. No en vano había un fotógrafo de AS apostado un 1 de enero para simplemente registrar la entrada de los jugadores al entrenamiento. Nadie esperaba que James llegaría perseguido por la policía.

En Madrid echan entrenadores siendo líderes por jugar feo (Beenhakker), ganando la liga (Capello dos veces) o por ser poco comerciales (Del Bosque). Pero años sin ganar exige cabezas de mayor jerarquía. Así que Pérez cayó en febrero de 2006. Volvió en 2009, con la llegada de Cristiano ya negociada por la Junta saliente. Pérez buscó galácticos pero en esta ocasión los mejores estaban concentrados en el Barcelona y ninguno quiso hacer de Figo. Así que llegó Kaká, desilusionante en resultados. En 6 años y medio apenas ganó 1 liga (tiene 32 el Madrid), 2 copas del Rey, 1 Supercopa de España y 1 Champions.

Florentino y los títulos del Barçac

La escasez de títulos de Madrid se agrava cuando el Barça gana. Hasta 1990 el Barça apenas tenía 10 títulos de liga. Y ninguna Copa de Europa. La década de los noventa fue maravillosa, pero el siglo XXI, que ha coincidido con la presencia de Florentino Pérez en la poltrona del Madrid, ha sido apoteósica. Enfocados en los títulos más relevantes (Liga, Copa del Rey, Copa de Europa/Champions, Copa Intercontinental/Munidal de Clubes, Supercopa de España y de Europa) el Barça ha ganado en el siglo XXI el 35% de sus trofeos. Para un equipo que entró acabo el S. XX con 100 años recién cumplidos, es una cifra muy importante. Con Florentino en la presidente (contando los obtenidos al finalizar la temporada 2005/2006), el Barça ha ganado el 27% de sus títulos.

El Madrid es, gracias a Florentino, el equipo más rico del mundo. Pero como decía casi entre lagrimas el fanático periodista del Diario As tras perder 0-4 antes el Barça: “la afición no sale a Cibeles a celebrar que son los más ricos”.

El Madrid era muy grande antes de Florentino. El Barça ha sido muy grande durante Florentino. No hay evidencia de causalidad. Pero ayuda que tras 16 temporadas, acaba de contratar a su undécimo entrenador. Florentino es el talismán del Barça.

 

El arte de fichar


 

Si bien las divisiones inferiores son el soporte de muchos históricos –Santos de Pelé, Ajax de Cruyff, Barça de Guardiola, Milan de Sacchi – todo equipo necesita refuerzos externos. Fichar cracks es sencillo. Encontrar buenos jugadores con escasos recursos es por el contrario, un arte.

Lo que antes se hacía a ojo, por corazonada, o por imposición de algún dirigente, hoy tiene una estrategia técnica y estadística detrás. La excepción siendo el Madrid cuyo presidente Florentino Pérez eliminó en la práctica la dirección deportiva del organigrama.

Monchi, secretario técnico del Sevilla desde 1988 marca la pauta. 15 personas lo apoyan para hacer un seguimiento en diferentes regiones que permiten implementar estadísticas cualitativas y cuantitativas de rendimiento. A tres meses de finalizar cada temporada, tienen 11 jugadores por posición que evalúan en diferentes dimensiones. Si el glorioso Liverpool de los 70 y 80 observaba en directo un jugador 6 partidos de visitante y 6 de local, el Sevilla envía hasta 7 técnicos a realizar reportes de un futurible.

Cenk Ergün, economista de Koç – prestigiosa universidad de Turquía–, es el director de fútbol del Galatasaray, equipo que en 2014/15 logró su vigésima liga turca. El primero en alcanzar esa cifra. Allí supervisa las labores de seguimiento, desempeño y análisis apoyado en una base de datos de hasta 7000 jugadores que potencialmente interesan al club. Basados en los requerimientos de los técnicos, realizan una lista de jugadores a los que seguir con mayor detenimiento. Los datos de desempeño se utilizan tanto para fichar como para hacer seguimiento a los equipos de todas las categorías del club. Es un esquema flexible que, por ejemplo, debió adaptarse con la llegada de Mancini en 2013 acostumbrado en el Manchester City a recibir información visual de desempeño en el medio tiempo.

Y es que Inglaterra es la cuna del uso de la estadística en el fútbol. Llamativo fue la contratación por parte del Liverpool de Ian Graham, físico teórico, como director de investigaciones para diseñar modelos que ayudarán en el desarrollo de los partidos. Actualmente todos los equipos de la Premier League tienen personal de apoyo para el análisis de datos.

El experimento reciente más interesante lo da el Midtjylland danés. Un millonario de las apuestas deportivas lo compró e implementó una estructura organizacional novedosa basada en el uso intensivo de datos: el entrenador no será despedido en función de su posición en la tabla. Interesan más otros indicadores de desempeño que en el largo plazo son más relevantes. El equipo se coronó campeón danés por primera vez en su historia en 2015.

En Sur América el uso de la estadística en el proceso de reclutamiento o de seguimiento apenas se utiliza. En México, equipos como el Santos Laguna o los Rayados de Monterrey utilizan datos para fortalecer su juego y el equipo.

En Colombia aún se está lejos de ello. Lo más común es que los equipos apenas concreten sus novedades con el torneo ya iniciado.  Muchos recién llegados ni siquiera alcanzan a hacer la pretemporada pues no es extraño que la labor de búsqueda inicie al quedar eliminados. Hernán Torres, entrenador de Millonarios entre 2012 y 2013 decía que por respeto a sus jugadores no contactaba posible refuerzos hasta no quedar eliminados. Un completo sinsentido en un equipo profesional pues quedan dependiendo de las migajas del mercado y los vídeos que envían agentes buscando ganarse unos pesitos con jugadores de segundo nivel.

En Sur América, en Colombia en particular, es hora de modernizar la estructura organizacional de los equipos tal que se dependa menos del agente que poco interés tiene en los equipos y más en las necesidades reales de los clubes.

La decadencia del club grande


El F.C. Pro Vercelli, representante de un pequeño pueblo de 60.000 habitantes ubicado en el Piamonte italiano -casi equidistante entre Milán y Turín-, navega hoy en la mitad de la tabla en la Serie B. Allí aún recuerdan que hasta 1935 Pro Vercelli fue un fijo de la Serie A, llegando a ganar 7 títulos nacionales entre 1908 y 1922.

El Vercelli fue uno de los primeros equipos en desarrollar el concepto de cantera siendo su jugador más reconocido Silvio Piola, Campeón del Mundo con Italia en 1938, en cuya final marcó 2 de los 4 goles italianos. Su prestigio fue tal que en 1914 realizó una gira por Brasil donde con un equipo plagado de jugadores salidos de las divisiones inferiores, jugó 9 partidos, ganando 1, empatando 4 y perdiendo 4.

La decadencia del equipo comenzó en los años 20 cuando los  equipos de Turín, Milán y Roma tenían ya la fuerza económica para reclutar a sus jóvenes estrellas. Aun así, Piola logró jugar cinco años en Pro Vercelli hasta que la Lazio se lo llevó por una cifra récord. Tras su marcha, el equipo no aguantó más la presión de los grandes y descendió para no volver nunca a pisar la élite del fútbol italiano. El declive tocó fondo en el siglo XXI cuando el Pro Vercelli desapareció. El equipo que hoy juega la Serie B es apenas el heredero de un histórico del fútbol italiano.

El caso del Pro Vercelli demostró que ningún equipo puede, en el largo plazo, escapar a las realidades del mercado. Aun siendo una institución modélica, con una fuerte base de hinchas leales en el pueblo, el descenso a categorías menores no era más que cuestión de tiempo.

El tamaño del mercado lo dictó durante años el tamaño de la ciudad. De ahí que los grandes equipos italianos se afianzaran en Milán, Turín y Roma. El proceso fue similar en el resto del mundo, fuese España, Inglaterra, Argentina, Uruguay o Colombia.

El mundo evoluciona, y hoy el mercado local ya no es exclusivo para el equipo local. Se pasó de equipos que apenas interesaban más allá del barrio, a los gigantes que buscan copar el mercado global. Así, Manchester United, Real Madrid, Barcelona o Bayern Múnich cuidan tanto a sus seguidores en Asia como a los que van al estadio.

En Colombia, las tres aficiones más grandes fueron por décadas las de América, Nacional y Millonarios, en el orden que se prefiera. El equipo de Cali se hundió en la B, donde sigue pagando por los pecados que lo llevaron a la gloria. Nacional montó una estructura empresarial que lo hace quizás el equipo más saludable del torneo colombiano. Millonarios, siempre mayoritario en Bogotá, paga la sequía de títulos y los triunfos de Santa Fe: el azul ya no predomina en los niños de Bogotá.

Mientras Nacional y Santa Fe saludan hoy desde Medellín o Bogotá y mañana desde cualquier lugar del mundo, Millonarios y América año tras año arman un combinado nuevo, con escasa cohesión, pero que prometen luchará “por ser campeón”. La historia, que lo pregunten en Vercelli, no gana. Sin una organización adecuada, aún con el mercado al alcance de la mano, la victoria no será más que pasajera.

A estas alturas, la ilusión del hincha sería mayor con la presentación de un proyecto deportivo estructurado que con los jugadores que cada año los “harán campeones”.

La clave es Omar Pérez


El día del ya histórico 0-4 del Barça al Madrid, Iniesta ejecutó 69 pases, 66 acertados. Aquel día los pases acertados del Barça (586) superaron el total de pases del Madrid, 488.

 

Si bien el fútbol es tan simple como pasar y recibir, hacerlo bien sólo está al alcance de unos pocos. Recientemente la Web Four Four Two analizó los tres primeros partidos del Liverpool de Klopp con los tres últimos de Rodgers, el destituido entrenador red. Aunque ambos buscaron recuperar el balón inmediatamente, aplicando lo que Guardiola llamó la “ley de los seis segundos”, Klopp busca implementar una muy veloz transición de defensa a ataque. Así le metieron tres de los cuatro goles al City.

Las cifras sugieren un problema inesperado: los jugadores con los que cuenta Klopp no logran acertar en el pase a altas velocidades. Aun ganando 1-4, el Liverpool tuvo aquel partido un porcentaje de acierto en el pase de 68,3%, cifra inferior a cualquier partido disputado la última temporada. Lo relevante es el resultado, pero lo anterior sugiere que Klopp buscará refuerzos en el próximo mercado de fichajes.

 

El día del City el Liverpool realizó 385 pases. Es, hoy por hoy, un equipo mundano comparado con Barça, Madrid o Bayern. En Colombia, antes de ser eliminado por Junior, Santa Fe ejecutó un total de 314 pases por partido. Tuvo un acierto del 74%. Lejos del 88% que maneja el Barcelona, pero superior a lo registrado por el Liverpool en su mal día.

Quien ha movido a Santa Fe por más de un lustro es Omar Pérez, intermitente por las lesiones este semestre y jugando en Colombia gracias a su delicada rodilla. El fútbol colombiano, los hinchas rojos en particular, celebran que el miedo a una recaída de su lesión de rodilla haya permitido que el decaído campeonato local haya disfrutado de un jugador de los que hace mucho tiempo no se veía en vivo.

Aun jugando a medias este semestre, la importancia de Pérez se entiende a la luz de las cifras. En el semestre Santa Fe realizó 317 pases cuando el argentino no disputó el partido. Con Pérez en el campo durante al menos 45 minutos, el equipo realizó 330 pases. El porcentaje de acierto en el pase sube del 72% al 76%. Es decir, no sólo juega sino que pone a jugar.

Uno quisiera tener un dato adicional de Omar Pérez, pero ese dato no existe, y si existe, no lo tengo. Sin Omar, el balón en manos de Santa Fe tiende a parecerse a un globo. Vuela y vuela por el aire. Con Omar, el globo pasa a ser un balón y termina siendo tratado con el respeto que se merece. El balón aterriza y comienza a dibujar peligro en el arco contrario.

Muy poco ha jugado la sudamericana, lo que quizás explique que de local Santa Fe apenas haya intentado 269 pases en promedio (186 de visita). Tras el empate alcanzado en el partido de ida de la final de la Sudamericana ante Huracán, lo mejor que le podría pasarle a Santa Fe es que Pérez estuviese en condiciones de participar activamente en la final. Contra Junior no jugó su mejor partido; sin él, Santa Fe está en la final. Pero con él en condiciones, la ilusión de un título continental se dispara.

Una visión diferente de la historia y las estadísticas del fútbol

Skysa App Bar