Maradona, Pele, Messi, Cruyff, Di Stefano… Y el mejor es?

No solo la columna de Jorge, sino el mundo en general se han volcado a esta discusión, que siempre se convierte en algo cíclico y que responde a la necesidad de cada generación de ver si su estrella del momento se acercara a ese trono que por ahora parece tener solo dos fijos y otros tantos aspirantes.

Las discusiones se basan en todos los argumentos posibles. Pele sostiene que sus números son inigualables por goles, por títulos mundiales a nivel de selección y por la leyenda en torno a un jugador que sin ser mayor de edad no se arrugo frente al reto que se le presentaba.

Maradona por su parte demostró que él solo arrastro y cargo con Argentina a un titulo Mundial y a otra final que término perdiendo con un penal injusto para algunos y justo para quienes en ese momento le juzgaban más con el odio que con la razón.  En Napoles hizo otro tanto, cargo un equipo sobre sus hombros y muchos dicen que mientras él tenia que cargar con ese equipo, Pele tenia a su lado a Jairzinho, Rivelino, Carlos Alberto, Tostao, Vava, Didi, Garrincha (obvio en diferentes épocas), es decir, Pele siempre tuvo grandes jugadores a su lado, y sin que los de Maradona fueran mediocres, si es factible que estuvieran lejos del nivel de los antes mencionados. Y bueno a favor de Maradona esta también que a temprana edad lidero a Argentina a ganar el primer campeonato mundial Juvenil, demostrando que la edad no pesaba para él,  y aunque la gente lo reclamaba, fue el flaco Menotti quien se negó a llevarlo al mundial del 78, lo cual seguramente le habría dado otro titulo al palmares del 10 Argentino.

Cruyff fue revolucionario, como lo fue Holanda, sin embargo nunca fue campeón y quizás los holandeses lloran no solo la forma como se perdió el titulo del 74 a pesar de empezar ganando esa final de manera tempranera, sino también la negativa del líder de esa generación por ir a jugar en Argentina por razones que según él fueron netamente físicas y deportivas, pero que otros señalan como algo político. La duda permanecerá y todos quedaremos con la incertidumbre de si Holanda habría podido ser mejor con Cruyff y quizás llevarse el titulo del 78, que además habría sido un premio a un futbol, a un jugador y a un estilo que realmente revoluciono el futbol.

Di Stefano es quizás del que menos me atrevo a hablar porque lo que sé es mas una leyenda, una cantidad de escritos, una cantidad de historias que evidentemente se corroboran con los títulos de ese  Madrid que él y Puskas hicieron reinar por toda Europa, el Madrid de las 5 copas, el que solo vemos en cortometrajes y recortes de periódicos.

Messi hoy por hoy goza de lo que no tenían ellos, es decir, de un alto despliegue publicitario, porque realmente muy pocos vieron en nuestro continente la carrera de los mencionados, es que ni Maradona, que es el mas reciente, gozo de tanto despliegue, solo algunos privilegiados con antenas parabólicas tenían un limitado acceso a los partidos de Europa y lo poco que veíamos en los noticieros en sus secciones deportivas que para aquella época no sobrepasaban los 5 minutos.

Y junto a las proezas y logros de estos jugadores, también leemos las críticas:

  • Que Pele y Di Stefano no tuvieron que enfrentar los deportistas que hay hoy en día
  • Que tampoco enfrentaron las férreas tácticas de hoy en día y jugaban contra equipos sin orden
  • Que a ellos los cosieron a patadas porque los árbitros eran mas permisivos e incluso gracias a ellos se creo la tarjeta amarilla
  • Que Messi no ha ganado un mundial, cosa que personalmente me parece la cereza del pastel, el adorno a su carrera, pero todos sabemos que en especial en los últimos años, el nivel de los mundiales no ha sido el mejor, y el nivel de competencia mas alto esta precisamente en la Champions League, donde Lionel ya ha sido 3 veces campeón y dos veces siendo uno de los principales protagonistas.

Lo cierto de todo esto es que a mi juicio todos son genios, todos son grandes, todos merecen el pedestal que se les dio, todos son los más grandes de sus épocas respectivamente.  Compararlos es difícil precisamente porque no compartieron época, pero lo que esta claro es que fueron diferentes, y lo que esta claro es que sobresalieron porque se adaptaron a lo que sus rivales ponían en el campo para frenarlos. Se adaptaron a las patadas, se adaptaron a las marcaciones personales, se adaptaron a las férreas tácticas cuyo único fin era no dejarlos jugar.

Así pues que con esto quiero justificarlos a todos y decir que si Pele y Di Stefano hubieran jugado en esta época, su genialidad les habría permitido adaptarse a las tácticas, si Messi, Maradona y Cruyff hubieran jugado en la época de Di Stefano y la de los inicios de Pele, seguro se habrían adaptado a la violencia de quienes los marcaban. Ahí esta su grandeza, su genialidad es saber sacar provecho, saber leer al rival y superarlo. Por eso no me cabe duda de que los genios sobresalen en cualquier escenario, y todos los mencionados son genios del fútbol.

La discusión seguirá, los argumentos continuaran, y yo por mi parte seguiré pensando que el fútbol es un privilegiado que ha gozado de todos estos genios, haber disfrutado de su grandeza. El trono pertenece a todos, el trono no es vitalicio ni es eterno, el trono se entrega y hoy lo tiene Messi.

Síganos en twitter @golyfutbol

Amor, ciego amor.

Goles son amores. Una verdad irrefutable. Pero a veces se ven cosas que no se entienden. ¿Cómo se explica que un equipo que lleva casi un cuarto de siglo sin salir campeón de liga y más de 15 años sin jugar Copa Libertadores salga aplaudido por sus hinchas después de perder de local y además tras recibir cuatro goles del eterno rival?

Cierto, Millonarios perdía por cuatro, y al final perdió por uno. ¿Pero es racional tal reacción? Reacciones de tal calibre sólo se ven en aquellas relaciones donde la esposa engaña seguido al marido y éste, a pesar de descubrir sus frecuentes andanzas, termina siempre por perdonarla convencido que aquello no fue más que un desliz pasajero. Y después de 25 años en lo mismo, un día la encuentra con cuatro amantes simultáneamente. Ella le promete que nunca lo engañará con más de uno, y él, feliz, le regala un collar con los mejores diamantes que su billetera pueda comprar.

El amor es ciego. A pesar de recibir humillación tras humillación durante un cuarto de siglo, aún hay alegría cuando la humillación no es mucha. Grado 4 en una escala de 1 a 10.

Los vecinos, los tíos, los que lo quieren y los que lo odian, objetivos ellos, no vislumbran un futuro muy diferente. Pero el enamorado, ciego él, ve el futuro promisorio porque uno es menos que cuatro. Dice que no hay mal que dure 100 años; pero ya van 25 …

 

Los más de 1.000 goles de Pelé



Instagram
Vino a decir Pelé, hace unas semanas, que Messi tendría que meter casi 1.300 goles y ganar tres mundiales para poder compararse con él. El debate sobre el mejor jugador de todos los tiempos está abierto y queda para otra entrada. Hoy quiero revisar los 1.281 goles de Pelé que marcó entre 1956 y 1977. Es decir, 61 goles anuales en sus 21 años de carrera.




En 1997, la Federación Internacional de Historia y Estadística (IFFHS, por sus siglas en inglés), sacó un listado de los máximos goleadores históricos en la Primera División de cualquier país. Pelé, por supuesto, encabezaba la lista, pero sólo con los 541 goles que marcó en el Santos y el Cosmos. Estos son goles oficiales.

En Copa Libertadores y durante las dos Copa Intercontinentales que disputó marcó 24 goles adicionales en 18 partidos. Además, marcó 30 en 33 partidos en la Copa Brasil torneo utilizado para clasificar los equipos a Copa Libertadores.

Pero también jugó con Brasil. Con la selección jugó 92 partidos y marcó 77 goles, pero, por supuesto, muchos amistosos. A partir del enlace de RSSSF, se concluye que, siendo generosos con las Copas Regionales Suramericanas, Pelé marcó 43 goles oficiales en 42 partidos oficiales.

Esto da un total de 638 goles en torneos oficiales a lo largo de su larga carrera. Conciliar las cifras de Pelé es casi imposible. Un cuadro de Wikipedia parece sugerir unos 598 goles con el Santos en torneos domésticos y 107 con el Cosmos. En el caso del Cosmos no hay manera de desagregarlo entre amistosos y oficiales.

A efectos prácticos, Pele marco al menos 638 goles en partidos oficiales. Eso da un promedio de 30 goles por año. Son cifras, sin lugar a dudas, escandalosa en cualquier momento del tiempo. Está lejos de los 1281 goles, porque el Santos entendió el negocio y se dedicó a pasear por el mundo mostrando a Pelé.

Concluyo yo que no se puede nunca dudar de los más de 1.000 goles de Pelé. Era un fuera de serie y rindió al máximo desde los 16 años en que debutó. Admirable. Pero para responderle a Pelé su frase inicial, Messi ha marcado 235 goles, sólo con el Barcelona, en algo menos de 6 años y medio, 36 goles por temporada. Ahí va …

La dificultad de llamarse Cristiano

Crsitiano Ronaldo es un tremendo deportista, un goleador nato, un jugador muy por encima del promedio, sus números son superlativos, sus records parecen de otro mundo. Es un jugador que hace goles con sus dos piernas, de cabeza, de tiro libre, de fuera del área, acompañando la jugada, desequilibrando con su gambeta, en fin, tiene todo el repertorio que se podría pedir a un futbolista. Y sin embargo a veces pareciera que vive bajo una sombra, que no le alcanza. Es posible que el mundo sea un poco injusto con el, y hoy, un día después de que Messi lograra acapara nuevamente a toda la prensa mundial, hoy que todos escriben sobre Messi, yo decidí escribir sobre Cristiano.

Decía que el mundo es un poco injusto para el, porque los deportistas son escudriñados en su trabajo, deben ser ejemplo, deben ser humildes, deben hablar todo el tiempo y evitar dejarse absorber por el sentimiento que les aborda para ser políticamente correctos, en especial aquellos que son grandes deportistas. Quizás el único maestro en el arte de ser extremadamente prepotente pero igual seguir con el cariño de la gente, fue Muhamed Ali, sin duda un mago para manejar los micrófonos, molestar a sus rivales y sin embargo seguir siendo amado por sus fans. Y Cristiano siendo gran futbolista, aun sufre el repudio de algunos que lo odian por su forma de ser. Yo agradezco que existan futbolistas como Cristiano, porque es un deportista completo, porque se ve su afán de superarse, porque se ve su ambición por ser el mejor, y mientras a otros se les aplaude esa ambición, a él se le critica.

Entonces cual es el pecado de Cristiano? Haber tenido que compartir generación con Messi, que a la larga es el mismo pecado de grandes deportistas que tuvieron que vivir a la sombra de monstruos del deporte. Karl Malone tiene numeros impresionantes, y dos veces llego a las finales de la NBA y dos veces tuvo que ver como Michael Jordan lo opacaba, y en la historia se quedo sentado al lado de Charles Barkley que también vio como Jordan le arrebataba el anillo en las finales, y quizás como el mismo Clyde Drexler, que tuvo que esperar a que Jordan se retirara la primera vez para poder tener su anillo. Pues bien, Cristiano ha tenido que soportar vivir a la sombra de los logros de Messi, de los números de Messi, de la casi timidez y poca expresión de Messi, cosa que al parecer le favorece, y el Portugués mientras tanto parece representar la otra orilla, no por que él lo quiera, sino por que el mundo, la prensa que lo escudriña y los mismos aficionados lo quisieron poner alli, por jugar en el equipo rival de Messi. Y por eso, sin que él lo escogiera y sin que lo sea, se convirtió al parecer en el Anti Messi, que como digo, no es mas que un invento de la prensa y de los medios. En el mundo de hoy, donde es necesario vender periódicos, historias, camisetas y dramas, la prensa se encarga cada día de ponerlos a cada uno en un extremo. Y yo me pregunto por qué no podemos criticarlo y verlo solo por lo que es, por ser un jugador de futbol, cosa en la cual es uno de los más grandes. Esperemos que las rivalidades se acaben y que cuando lo miremos en perspectiva, muchos entendamos la clase de jugador que es Cristiano Ronaldo, el futbolista, el que nos regala mucho dentro de la cancha y que a veces no sabemos apreciar.

Grandes equipos de barro

Terminé de leer, hace poco, el libro de Andrés Salcedo, El Día en que el Fútbol Murió: Triunfo y tragedia de un dios. Es, o pretende ser, la historia novelada del paso del jugador brasilero Heleno de Freitas por el Junior de Barranquilla. El libro en sí, no termina de llenar al lector, pero si pone de manifiesto un tema sobre el que vale la pena discutir. Esos grandes equipos, de que hablan los padres, tíos y abuelos. Va uno a mirar y no lo fueron tanto.

He escuchado a barranquilleros decir que “mi abuelo dice que nunca se vio un jugador mejor” que el gran Heleno; el “diamante blanco” como se le llegó a llamar en Brasil. El jugador jugó en el Junior en1950, no sé exactamente la fecha de llegada ni de salida. Pero mira uno, y no aparece entre los 10 máximos goleadores del torneo. Sigue uno escudriñando, y tampoco el Junior pasó aquel año del 9 puesto.

Y en el Junior han jugado cracks como el Pibe, Julio Cesar Uribe, “La Bruja” Veron y hasta un partido Garrincha. Es curioso como el tiempo termina configurando en el imaginario popular esos grandes equipos, esos grandes ídolos, que quizás no lo fueron tanto.

Pero no sólo en Barranquilla pasa eso. Aún siendo algo más exitoso, al mismo Cruyff le pasó eso en el Barcelona. Jugó 5 años en el Barcelona, y si bien el primer año ganó la liga, luego sus éxitos no pasarían de una Copa del Rey. Ivan mencionaba en su columna pasada, al Santa Fe de Gotardi y compañía. Si bien, en este caso, Gotardi si fue goleador, la realidad es que en los tres años que jugó Gotardi en Santa Fe, el equipo apenas si alcanzó un sexto puesto en el octogonal final.

Esos grandes ídolos, porque lo son, quizás sean más el resultado de necesidades de la hinchada de llenar el vacío que en algún punto particular del tiempo existía en un equipo particular. Junior jugó en 1950 después de haber sido expulsado el año anterior del campeonato. Cruyff le dio al Barcelona, no sólo un título de liga después de más de una década de humillaciones frente a su gran rival, el Real Madrid, sino que también logró humillar con un 0-5 al equipo de la capital en el mismísimo Santiago Bernabéu. Y Gotardi no dio títulos, pero dio goles a una afición que comenzaba a ver como el otrora equipo grande rojo de la capital se convertía en actor de segunda en una liga que ahora dominaban los equipos de Cali, el Nacional y el rival de patio, Millonarios.

Quizás por eso entiende uno esas necedades de los jóvenes hinchas de Millonarios, precisamente, que hablan de Lunari o Marcio Cruz como grandes ídolos históricos del azul de Bogotá. Risible puesto en perspectiva.

 

 

Espectaculo vs Resultado

Tal vez el futbol de hoy enfrenta como nunca antes a los resultadistas contra los puristas. Y dirán los resultadistas que al final lo que vale es el marcador, lo que vale es ganar. Y yo me pregunto: Lo que vale para quien?

Es cierto que lo que cuentan son los títulos, que el subcampeón es el primero de la lista de perdedores, pero yo sinceramente pago una boleta para ver un espectáculo. Por eso tal vez no me gustan esas frases de entrenadores que dicen que lo importante es mantener el cero, y que como mi amigo Jorge dice en su entrada, se niegan a asumir el objetivo del juego, que no es otro que marcar goles. En algún momento alguien decidió cambiar ese objetivo por el de mantener el arco en cero, por el de armar el equipo desde atrás, por destruir y no por construir, cosa que siempre será mas fácil.

Y si, a esos que nos gusta el espectáculo y que disfrutamos del gol, del futbol bonito, que fácil que nos queda recordar al Brasil del 82, recitamos esa nomina de memoria, o la Holanda del 74, o Francia del 82 y del 86, a nivel de clubes ese Milán que menciona Jorge, o ese Barcelona de Cruyff, el de hoy en día, el Madrid de la quinta del Buitre, y a nivel nacional esos equipos que han llenado la retina a pesar de no ganar nada como el Cali de Popovic, con la dupla de Valderrama y Redin, o el Santa Fe de Gotardi, Odine y Grimoldi, el Junior de Babington. En fin, podría mencionar muchos equipos que tal vez no fueron campeones, o que fueron campeones pero no me sedujeron por sus títulos sino por su juego, porque ofrecían espectáculo. A los resultadistas los reto a que sin googlear me reciten la nomina completa de Grecia campeón de la Eurocopa o la de Italia campeona del 82. El espectáculo queda en la memoria, los resultados en los libros y las estadísticas.

Visión histórica y análisis estadístico del fútbol.