Tag Archives: Alfredo Di Stéfano

Debate: Di Stéfano, Maradona, Messi …. y Cruyff.



Instagram

La carrera de Messi, ya pasado su ecuador, pone a todos los amantes del balón a discutir sobre su dimensión histórica. Para algunos es el mejor, para algunos insensatos, como Gatti, no está ni en los 10 mejores. Tras una agitada discusión en twitter, invitamos a Andrés Waldraff, colaborador ocasional de Gol y Fútbol, a que defendiera su posición en esta entrada. ¡Al final votamos! En la discusión dejamos a Pelé por fuera. Es el mejor.

Continue reading Debate: Di Stéfano, Maradona, Messi …. y Cruyff.

Falcao y el grano de mostaza

Falcao se rompió el ligamento cruzado anterior. Son dos las dimensiones que hay que analizar de ese infortunado incidente. Desde el punto de vista humano, duele por Falcao, un tipo que tiene ese don de gente que hace que caiga bien. Duele porque a todos nos ha pasado. A uno u otro nivel unos y otros hemos tenido esas frustraciones contra las que nada se puede hacer. Falcao estaba muy cerca de cumplir su sueño: jugar un mundial.



Fue una jugada extraña. El tal Ertek no entró particularmente fuerte. No se le vio mala intención. El ´Tigre´, me da la impresión, estaba algo confiado en la jugada. No estaba parado firme como hubiese estado si el que viniera a marcarlo fuera un Pepe (Real Madrid) o un Thiago Silva (PSG). Se plantó ligero, con tan mala suerte que la rodilla se le quedó enganchada. Así son los accidentes. Todo lo que tiene que alinearse se alinea para para causar la tragedia. La frustración es indescriptible, aunque Falcao la resumió muy bien: “mi corazón está destrozado”.

Pero más allá del ser humano, aquel que queremos por ser como es, está la otra dimensión. Colombia y su mundial de fútbol. Falcao expresó su esperanza, como su frustración, muy claramente: “cuento con una esperanza del tamaño de un grano de mostaza a la cual me aferro”. No sólo no hay que quitarle esa esperanza sino que entre todos debemos regar y cuidar ese ‘grano de mostaza’ para ver si logra germinar en junio.

Ojalá Falcao regresará y llegara volando al Mundial. Pero es difícil. Son muchos los casos que ha sacado la prensa intentando cultivar la ilusión. Muchos de ellos, lamentablemente, se mencionan sin recordar bien los detalles. Se termina confundiendo y quizás, entre los hinchas, creando vanas ilusiones.

Colombia ya vivió un drama parecido de cara al Mundial de USA ´94. En un aburrido partido contra Suecia en 1994, febrero 18 para ser exactos, un gigante escandinavo entró fuerte al mono colombiano. Valderrama se retorció pero se levantó con un sólo propósito en mente. En cuanto tuvo ocasión sacudió al sueco, se quedó tranquilo, pero expulsado y lesionado. La lesión del ´Pibe´ no fue la de Falcao. El susto pasó pronto cuando los doctores informaron al pueblo colombiano que la estrella colombiana tenía una “distensión del ligamento cruzado anterior una ruptura parcial de las fibras, que no le dan inestabilidad, pues ésta sigue firme a pesar de la lesión”, es decir, mes y medio fuera de las canchas.

Había además una gran diferencia entre la selección Colombia de entonces y la de hoy. Aquella era una selección pibe-dependiente. Sin el Pibe eramos ciegos, sordos y mudos. Había muy poco, así Asprilla y el ´Tren´ fueran grandes estrellas en Europa. Hoy en día, con la única excepción de Leonel Álvarez -seguramente en un momento de confusión mental-, nadie duda que el mejor jugador de la selección es Radamel Falcao. Pero a diferencia de entonces, Falcao es la guinda del pastel. Quizás con la excepción del arquero (que es aceptable pero no del nivel de un Córdoba o Mongragón de entonces), y de los evidentes problemas de centrales, el resto de posiciones están cubiertas por jugadores del mejor nivel. Algunos, me declaro admirador de su juego, como James Rodríguez pueden que exploten completamente en el mundial y demuestren al mundo el potencial que lleva adentro.

Son varios los casos de cracks que por lesión se quedaron sin mundial. El más nombrado estos días fue el caso de Pelé  en 1962; aunque en realidad no se quedó sin Mundial. Marcó gol en el primer partido contra México y se lesionó sólo, disparando a puerta, contra Checoslovaquia.

Más triste es el caso de Di Stéfano, uno de los mejores jugadores de la historia. Argentina desistió de jugar mundiales en 1938 porque la sede se la otorgaron a Francia. Tras Uruguay 1930 e Italia 1934, se entendía que el turno le correspondía a Sur América. Los europeos, perezosos de viajar, le dieron el mundial a Francia y los argentinos boicotearon. En 1950, tras la guerra, el boicot siguió y sólo reaparecieron en 1958. Pero ya entonces Di Stéfano era español. Pudo disputar el Mundial de 1958 pero los escoceses eliminaron a España. Su Mundial, aunque ya veterano (35 años), era el de Chile 1962. Lamentablemente se lesionó en el antepenúltimo partido de preparación. Aunque fue inscrito, no pudo jugar ni un minuto.

A los más mediáticos también le sucedieron desgracias. Es el caso de David Beckham quién el 14 de marzo de 2010 se rompió el tendón de Aquiles y perdió la oportunidad de jugar su último mundial.
En la prensa mundial, y particularmente en la colombiana se recuerdan casos de recuperaciones cortas, casi milagrosas. Revisándolas en detalle parecen recuperaciones más terrenales que divinas. Se han mencionado los casos de Pepe, el del Real Madrid, Ronaldo (el brasilero) y Roberto Baggio. Pepe, es cierto, se rompió el ligamento cruzado (lo mismo de Falcao) el 13 de diciembre de 2009. Reapareció el 8 de junio de 2010 jugando 15 minutos contra Mozambique. 5 meses y 26 días. En el Mundial no jugó hasta el partido con Brasil de primera ronda, el tercero de su selección. A Falcao lo operaron el sábado 25 de enero, a 140 días para que Colombia debute en el mundial, unos 4 meses y 20 días.

Sobre Ronaldo escuchaba en radio que se había recuperado para jugar el Mundial de 2010 en 5 meses a pesar que su lesión era más grave. En este caso las fechas están erradas. Su primera lesión seria de rodilla la sufrió el 21 de noviembre de 1999: rotura parcial del tendón rotuliano de la rodilla derecha. Su reaparición el 12 de abril del 2000 fue dramática. Tras 6 minutos en el campo se rompió el tendón operado. Pocas lesiones en el fútbol han tenido tal nivel de dramatismo. Posteriormente, si bien tuvo múltiples lesiones, ninguna que lo impidiera jugar su mundial, el del 2002.

El caso de Baggio es quizás el más frustrante. Se recuperó pero no fue al mundial.  En la temporada 2001/2002 logró anotar 8 goles en los primeros 9 partidos de la liga italiana. Entonces se lesionó de gravedad la rodilla y no pudo reaparecer hasta el 31 de enero del 2002 en un partido contra el Parma por la Copa de Italia. Como Ronaldo, se volvió a lesionar el día que volvía a jugar un partido oficial. Entonces, no fue el ligamento lo que se rompió. Fue “una luxación de su rodilla izquierda”. Baggio pudo jugar los tres últimos partidos de liga pero a pesar de rogarle en público a Trapattoni que lo llevará al mundial, éste se negó. No confiaba en la rodilla del crack italiano.  Khedira, otro del que se han oído historias se lesionó en marzo del 2010, tres meses antes del mundial, el ligamento lateral, lesión de menor importancia que la de Falcao. Se recuperó y pudo jugar en Sur África.

Son incontables los casos de lesionados y recuperaciones. Algunos, afortunadamente, se acercan a ese milagro que ahora se requiere. Decía el Dr. Muñoz, quien atiende a los jugadores de Millonarios, que ‘Ganiza’ Ortiz estuvo poco menos de 5 meses en el dique seco tras su rotura de ligamento cruzado anterior.  Dicen también algunos doctores que hoy día hay técnicas de operación que incluyen injertos artificiales. Si no lo rechaza el cuerpo, la recuperación es mucho más rápida. Después de revisar las notas periodísticas sobre la operación de Falcao, no me queda claro que técnica usaron con el ‘Tigre’. Habrá sido, sin duda, la más apropiada.

Le deseamos una pronta recuperación al ‘Tigre’. A pesar de ello no quisiéramos que presionado por su ilusión, la hinchada colombiana y los patrocinadores se equivocará regresando antes de tiempo y terminara poniendo en riesgo su carrera. El ‘grano de mostaza’ está ahí, pero si no da, la vida sigue, el fútbol también y Colombia tiene una gran selección capacitada para pasar la primera ronda. Después, con o sin Falcao, todos a aferrarse a la ‘esperanza del tamaño de grano de mostaza’.

El mejor futbolista de la historia. Los cinco del Olimpo

El debate sobre el mejor jugador de todos los tiempos es tanto o más apasionante que aquel sobre el mejor equipo del mundo. Como con los equipos, un buen número de “expertos” censura este debate. Argumentan, no sin razón, que comparar jugadores de diferentes épocas y que juegan en diferentes posiciones es elegir entre peras y manzanas. Puede ser cierto, pero esta es una discusión que ningún aficionado al fútbol puede eludir.



El Olimpo del fútbol está reservado para aquellos que marcaron una época y cuya leyenda trasciende sus años dorados. No es sorpresa que esté altamente correlacionado con aquella de los mejores equipos del mundo. Al fin y al cabo ya anotamos que una característica común de los mejores equipos de la historia era que contaban con un jugador franquicia.

La FIFA a finales del siglo XX decidió elegir al mejor jugador del siglo mediante una votación por Internet. La idea se les enredó. En el ciberespacio ganó Maradona. Pero el ciberespacio era en esa época territorio inexplorado por aquellos con edad para haber visto a Pelé en directo. La juventud, por el contrario, había visto en directo las hazañas de Maradona. Las de Pelé apenas las conocían por padres y abuelos. Y ya se sabe. Una imagen vale más que mil palabras. La FIFA decidió entonces ofrecer a ambos cracks compartir el premio. Maradona no aceptó. Pelé tampoco. Sus palabras fueron: “Antes de hablarme a mí, Maradona debería pedir permiso a Sócrates, Tostao, Zico, Romario y a tantos otros jugadores brasileños. Y luego de hablar con ellos, tendría que pedir permiso a Di Stéfano y a Moreno”. La decisión pasó por entregar dos premios. Uno a Maradona como ganador de la encuesta por Internet. Otro a Pelé, nombrado mejor jugador del siglo por el comité de técnicos de la FIFA. Una solución salomónica que no dejó satisfecho a nadie.

Escoger uno es casi imposible. Pero sí hay un ramillete de jugadores que están en todas las quinielas. Pelé, Maradona, Cruyff y Di Stéfano están entre los cinco mejores jugadores de todos los tiempos para la práctica totalidad de aficionados y profesionales relacionados con el mundo del balón. No hay una encuesta universal. Al menos no la conozco, pero esa es mi percepción.

Algunos, quizás los más jóvenes, incluyen a figuras como Ronaldo (el brasilero) o Zidane entre los mejores jugadores de la historia. No les faltan méritos objetivos. Ambos campeones del mundo, Ronaldo máximo goleador histórico de los mundiales, Zidane lo ganó todo a nivel de selección y de clubes. Pero les faltó ese intangible para entrar al Olimpo. Un intangible indescriptible que quizás tenga que ver con la leyenda propia de jugadores o con el hecho de que ninguno jugó en uno de los mejores equipos de toda la historia. Ambos, es cierto, coincidieron en el Madrid de los “Galácticos”. Aquel que armó Florentino Pérez trayendo a los mejores jugadores del momento. Primero llegó Figo (en el 2000), luego Zidane (2001), Ronaldo (2002) y por último David Beckham (2003). Aquel equipo “Galáctico” ganó la liga de 2001, la Liga de Campeones en 2002 y su correspondiente Copa Intercontinental. En aquel equipo no jugaba Ronaldo. Ambos si estarían en la liga conquistada en 2003. A pesar de estos triunfos pocos, incluso entre los madridistas más acérrimos, se atreverían a poner a aquel equipo al nivel del Madrid de las 5 Copas de Europa.

Pero sí Zidane y Ronaldo no llegan al podio, si hay un quinto candidato que juega entre nosotros en la actualidad: Lionel Messi. Su nombre genera polémica por diferentes razones. Sobre todas destaca la polarización que vive el mundo futbolístico entre barcelonistas y madridistas. Los azulgrana los defienden, los blancos lo repudian. Otros, más objetivos, argumentan que sus triunfos en el Barcelona no se corresponden con su éxito en la selección nacional. Participó decisivamente en el torneo olímpico que ganó Argentina en China 2008. Pero en Copa América y, particularmente, en mundiales no ha podido triunfar. En 2007, en la Copa América de Venezuela la albiceleste partía favorita para ganar el partido decisivo a Brasil. Pero un sorpresivo 3-0 evitó que la selección Argentina levantara un trofeo que no obtiene desde 1993.

Messi ha jugado dos mundiales, en Alemania 2006 y en Sur África 2010. Al primero llegó joven, era suplente y aunque marcó un gol frente a Serbia su papel era secundario. Tan secundario que en cuartos de final Pekerman, el entrenador argentino, se negó a meterlo para rematar el partido que ganaban 1-0 frente al anfitrión. Cuando el mundo esperaba la entrada de Messi para aprovechar los huecos que dejaban los alemanes desesperados por alcanzar el empate, Pekerman se decidió por el rocoso delantero del Inter de Milan, Julio Cruz. El resultado final fue de empate a uno y la posterior eliminación desde el punto de penal.

Cuatro años después, Messi llegó como líder de un equipo que entrenaba Diego Armando Maradona. Ni Messi fue el líder que todos esperaban, ni Maradona era el entrenador que sólo él se imaginaba. Alemania le pasó por encima a Argentina en cuartos de final. Messi no marcó un solo gol en aquel mundial.

Pero siguió ganando y rompiendo récords. Y camino a Brasil 2014 su peso en la selección Argentina ha subido enteros. Para ser el mejor de la historia, como demuestran el caso de Cruyff o Di Stéfano, no hay que ganar un mundial. Pero si lo gana, nadie lo pondrá en duda. El debate sobre la presencia de Messi en el Olimpo continúa. Yo creo que ya entró. Pero el mejor sigue siendo Pelé!

Votemos sobre el mejor futbolista de la historia. Yo, definitivamente, creo que está entre estos cinco. Pero la libertad de opinión es norma en Gol y Fútbol. Puede votar por otro. En los comentarios (no es necesario registrarse) puede indicarnos cual fue la “otra” elección.

Quién ha sido el mejor futbolista de la historia?

View Results

Loading ... Loading …

El Traspaso de Di Stéfano

El traspaso de Di Stéfano al Real Madrid es, quizás, el más complejo de la historia del fútbol. Hay múltiples notas sobre el mismo, incluso en el mismo libro de Di Stéfano, Gracias, Vieja (lectura recomendada). Pero siempre me ha quedado un halo de confusión sobre como fueron los tiempos. Así que a continuación presento esquemáticamente los tiempos del fichajes que, ojalá, ayude a esclarecer más que a confundir.

Colombia aprovechó la huelga de futbolistas argentinos de 1948 para traer a costo cero cracks de aquellas tierras. Tras Pedernera, a Millonarios llegó ‘Pipo’ Rossi y Alfredo Di Stéfano quién venía de River Plate.

El Traspaso de Di Stéfano

La liga Colombiana fue declarada pirata por la FIFA y no fue hasta octubre de 1951 que la situación se normalizó. La clave del enredo posterior con el traspaso de Di Stéfano al Real Madrid es el denominado ‘Pacto de Lima’. Allí se acordó regularizar el torneo Colombiano. A efectos del traspaso de Di Stéfano a España es central el punto cuarto del acuerdo. Di Stéfano seguiría jugando en Millonarios hasta octubre de 1954, fecha a partir de la cual sus derechos deportivos volverían a ser de River Plate. No podría negociar sus derechos salvo que las dos federaciones, la colombiana y la argentina llegará a un acuerdo.

En 1953, con Di Stéfano en rebeldía negándose a jugar con Millonarios, el Barcelona decidió negociar por el crack argentino. Negoció con River Plate quién sería dueño de los derechos deportivos desde octubre de 1954. Llegaron a un acuerdo y pagó el 50% de lo acordado. Di Stéfano incluso viajó a Barcelona.

Pero había un problema. En ese momento, los derechos deportivos eran de Millonarios y no podía jugar. Por tal razón, en mayo de 1953 negocian con Alfonso Senior, presidente del club colombiano los derechos deportivos entre esa fecha y octubre de 1954. Senior tasa esos derechos en 27.000 dólares, cifra que el Barcelona se niega a pagar.

Santiago Bernabéu decide entonces intervenir. Manda a Raimundo Saporta a negociar en Bogotá los derechos deportivos de Di Stéfano que poseía Millonarios. Es decir, entre el verano de 1953 y octubre de 1954. El Real Madrid acepta sin problemas pagar los 27.000 dólares que pedía Senior.

En ese momento la situación era simple. El Real Madrid era dueño del pase hasta octubre de 1954. El F.C. Barcelona desde octubre de 1954. Pero la FIFA se niega a dar el permiso a la Federación Española de Fútbol para que juegue Di Stéfano hasta que no se aclare la situación. La solución ofrecida por la Delegación Nacional de Deportes es salomónica: Di Stéfano habría de jugar de blanco en las temporadas 1953/54 y 1956/57 y de azulgrana en las de 1954/55 y 1957/58. Nada se decía, curiosamente, de la temporada 1955/56. Después de la temporada 1957/58, el jugador y los clubes deberían decidir su futuro.

Pero había un último problema. La Dirección Nacional de Deportes había prohibido desde el 24 de agosto de 1953 el fichaje de jugadores extranjeros. La norma, por orden del Gobierno franquista, se modificó tal que se permitiera el fichaje de jugadores para los cuales se hubiese estado negociando antes del 22 de agosto de 1953. Di Stéfano, por fin, era libre para jugar en España. El Barcelona se mostró en desacuerdo con la propuesta y decidió renunciar poco después a Di Stéfano. A cambio, el Real Madrid le abonó el 50% que ya los catalanes habían pagado al River Plate.

Estos son los hechos. ¿Mi opinión? Dos cositas. De acuerdo al ‘Pacto de Lima’ Millonarios no tenía derecho a negociar a Di Stéfano con ningún club (aún cuando hasta octubre de 1954 el jugador fuera de su propiedad) sin que hubiese un acuerdo de hacerlo con el club de origen, es decir con el River Plate. Ese acuerdo nunca existió, así que Millonarios no debió haber negociado ni con Barcelona ni con Real Madrid y Di Stéfano debió jugar en Millonarios hasta octubre de 1954. El problema ahí, por supuesto, es que Di Stéfano se negaba a regresar a Colombia y Millonarios por eso lo había demandado a la FIFA.

El segundo punto es que la solución ‘salómonica’ de la Dirección Nacional de Deportes de España no fue tal. Los papeles eran claros. Una vez se aceptará que Millonarios podía negociar los derechos del jugador, éste era propiedad del Real Madrid hasta octubre de 1954. A partir de esa fecha era del Barcelona. La decisión de prolongar la estancia de Di Stéfano en el Madrid no tiene sentido jurídico.

El final ya se conoce. Di Stéfano cambió para siempre la historia del Real Madrid. Ese equipo es, sin duda, uno de los mejores equipos de todos los tiempos.