Tag Archives: Atlético de Madrid

La Champions League: Un torneo sin sorpresas


Atlético de Madrid – Bayern Munich. Manchester City – Real Madrid. Las semifinales de la Champions League la disputan dos equipos de España, uno de Alemania y uno inglés. Nada sorprendente. Desde la primera edición de la Copa de Europa en 1955/56 siempre ha habido al menos un equipo de estos países o Italia. En sólo 5 ediciones no ha habido al menos un equipo español, alemán o inglés. La última en la temporada 1995/96. Hace ya 20 años. Continue reading La Champions League: Un torneo sin sorpresas

El Arte de Celebrar un Gol


Cuando yo era niño, en los partidos de barrio, en esos clásicos contra los de la otra cuadra, el gol se celebraba a rabiar. El partido solía arrancar en algún punto después del almuerzo y terminaba cuando la luz no permitía ver ya el balón. Los goles se celebraban, pero ese gol definitivo, ese que marcaba el 15-14 en el marcador se celebraba como si hubiésemos ganado la Copa del Mundo. Y sin importar si el gol era maradoniano o de palomero, el equipo entero salía corriendo tras el goleador a celebrar sobre él la victoria que nos llenaba de orgullo.



La celebración siempre se enfocaba sobre aquel que marcaba el gol. Palomero o no. Había una excepción: el penal. Un gol de penal no se celebraba, apenas un ligero gesto de complicidad. Tanto ha cambiado el fútbol. Ahora los penales se celebran, así sea el cuarto en una victoria holgada como aquella burda celebración de Cristiano Ronaldo en la final de la Champions League del 2014.  No sé en que momento se empezó a celebrar el penal. En la final de 1974 entre Alemania y Holanda hubo dos penales. Aún en plena final, las celebraciones fueron de lo más parcas. Un brazo arriba, media vuelta, y algunos abrazos. Tanto Neeskens como Breitner.

Claro que el gol hay que celebrarlo. No hay nada más desagradable que un Balotelli ‘celebrando’ un gol. Cuándo los marcaba por supuesto. Según él, no los celebraba, ni una pequeña sonrisa, porque “ese era su trabajo”. Desde que llegó al Liverpool, parece haber olvidado cuál era su trabajo.

En algún momento la celebración degeneró hasta el punto de convertirse en un anuncio publicitario. Así sucedió con la selección Colombia que, rumbo a Estados Unidos 1994, celebraba cada gol levantando el dedo índice. El patrocinador les pagaba para luego anunciar que su producto era “el número 1”.

Poco a poco se han vuelto extrañas las que para mí son las grandes celebraciones. Esas espontáneas, llenas de alegría. Cuando Jairzinho marcó el 1-0 sobre Inglaterra en el Mundial de 1970, nadie se fue a abrazar a Pelé o a Tostão, asistente y artífice de la jugada respectivamente. Jair salió corriendo y los cracks lo siguieron. Siempre a celebrarlo con el goleador. Hasta el gran Maradona salió a perseguir a Burruchaga tras el gran pase que le dio para que marcará el tercer y definitivo gol en la final ante Alemania en 1986.

 

El mundo cambia. Quizás sea nostalgia. Pero duelen y molestan las palabras de Thierry Henry sobre el gol del “Chicharito’ Hernández en los cuartos de final de la Champions League.  En ese decisivo partido el ‘Chicharito’ Hernández por fin pudo jugar. Jugó con ganas, con rabia, con mucha ambición. Y metió gol. Fue el gol que definió la eliminatoria entre el Real Madrid y Atlético de Madrid. El ‘Chicharito’, consciente que se jugaba su oportunidad lo celebró, con mucha emoción. Pero a Thierry Henry no le gustó. Lo acusó de celebrar como “si hubiese ganado la Copa del Mundo“. Según el francés, el mexicano debió salir corriendo a abrazar a Cristiano Ronaldo que fue quien lo asistió para marcar un gol que, todo hay que decirlo, no tuvo un gran nivel de dificultad.

No. ‘Chicharito’ marcó un gol y salió a celebrarlo con el alma como se celebran los goles importantes, los que clasifican, los que dan títulos y los del barrio. Me alegra que ‘Chicharito’ haya celebrado su gol como lo hizo. Porque, entre otras, de haber ido a abrazar a alguien, debió ser a James. Fue él quien rompió la defensa del Atléti con su pase filtrado al área. Pero esa, es otra historia.

La hora del Atleti: Graduándose de “pupas”


El 15 de mayo de 1974, faltando apenas segundos para acabar la final de la Copa de Europa, el Atlético de Madrid era campeón por primera vez en su historia. Aquel año habría nuevo campeón. El elegido para suceder al gran Ajax de Ámsterdam saldría del duelo entre el Bayern de Múnich y el equipo colchonero.

Los 90 minutos reglamentarios habían sido insuficientes para abrir el marcador. El Bayern de Múnich llegaba favorito. Entrenado por Udo Lattek, tenía en sus filas cracks de la talla de Hoeness, Maier, Müller y sobretodo Franz Beckenbauer, el ‘Kaiser’. Pero el Atleti no era un equipo chico. Ya entonces había ganado siete ligas. Aún ganaría otra más dos años después. Era un equipo poderoso en España, que buscaba asomar su grandeza por Europa.

El Atlético de Madrid había derrotado en una salvaje, pero heroica semifinal al Celtic de Glasgow. En el partido de ida, en Hampden Park –con 73.000 espectadores a bordo-, el excesivamente brusco equipo madrileño había terminado el partido con apenas ocho jugadores. El árbitro, turco él, no sólo expulsó a Quique y al ‘Panadero’ Díaz. También al ‘Ratón’ Ayala. Ello no fue óbice para que el equipo aguantara el cero en el marcador. Ese empate supo a gloria. Más cuando en la vuelta, con goles de Gárate y Adelardo, el Atlético celebró el pase a la final que habría de celebrarse en el Estadio belga de Heysel.

 

Así que, en el minuto 113, ya en la prórroga de la gran final, Luis Aragonés, de tiro libre adelantaba y prácticamente daba el título de Campeón de Europa al Atlético de Madrid. El Atleti, dicen las crónicas, no se echó para atrás. Buscó el segundo gol. Pero faltando un minuto, Gárate, delantero rojiblanco, quedó tendido en el área contraria consecuencia de un calambre. Schwarzenbeck, que lo había marcado toda la tarde, vio la oportunidad de salir con balón controlado en un último intento desesperado por evitar lo aparentemente inevitable. No debió ver muchos compañeros libres porque, desde 35 metros, sacó un latigazo que se coló rasante por la portería de Reina que, tapado entre compañeros y rivales, no pudo reaccionar adecuadamente.

Dado que las finales aún no se definían por penales, hubo de repetirse el partido. Era esa la primera vez que se debía repetir una final de Copa de Europa. La fortaleza física de los alemanes primó y el  Bayern marcó cuatro goles que acabaron con las ilusiones del campeón español. Fue entonces cuando Vicente Calderón, el legendario presidente de Atlético de Madrid lanzo la famosa frase: “es que somos el pupas”. Utilizaba una expresión española que hace referencia al raspón, la herida del niño. Cariñosamente se dice: “se hizo pupa el niño, no llores”. Claro que un año después, tras ganar la Copa Intercontinental que el Bayern se negó a jugar, él mismo Calderón declararía que “ya no somos el pupas”. No importaba. Para siempre, el Atlético de Madrid sería, tras cada derrota, ‘el Pupas’.

Cuarenta años después de aquella final el Atleti está nuevamente soñando con la gloria europea. El equipo actual es un conjunto armado lenta pero progresivamente en los últimos años. Desde 2010 ha ganado dos UEFA Europa League, dos Supercopas de Europa y una Copa del Rey. Ha sido protagonista en Europa y en España. Ad portas de finalizar la temporada 2013 – 2014, está a centímetros de lograr un título de liga esquivo desde el mágico doblete (liga y Copa del Rey) de 1996. El Atlético de Madrid no es pues una institución acostumbrada a perder. Pero aquello de ‘El Pupas’ los tiene marcados pues las derrotas se sobredimensionan más que en cualquier otro club.

Los números demuestran que tienen buenas posibilidades. Son fuertes en defensa pero, sobretodo, son muy eficaces de cara al arco contrario. El equipo llega a la semifinal de la Champions League donde deberá enfrentarse, quizás, al peor equipo que podía tocarle. A los rojiblancos le vienen mejor los equipos con ansias de dominio. Entre octavos y cuartos, el Bayern de Múnich logró una posesión (según Opta) del 71%, el Madrid del 56%, el Chelsea del 46% y el Atleti apenas del 38%. Es decir, deberá medirse al equipo más parecido a sí mismo.

 De los cuatro semifinalistas (de hecho, de los 16 equipos que jugaron las rondas definitivas de la Champions), es el que menor precisión tiene en el pase. Apenas acierta el 66,9% de sus pases. El Chelsea el 77% mientras que el Madrid y el Bayern lideran la estadística con 85% y 86,9% respectivamente. Pierde, además, más balones (562 vs 524 del Chelsea) y recupera menos (221 vs 237). 

Las cifras del Atlético de Madrid no impresionan pues, casi por ningún lado. Los rivales en octavos y cuartos tiraron a la puerta de Courtois 14 veces. Apenas una vez menos que los disparos que recibieron Bayern y Real Madrid. El Chelsea, en cambió, apenas permitió 10 disparos a su portería.

En dónde, entonces, está el poder del Atleti? El poderío del Atleti, es su ofensiva, y su portero. De los 16 equipos que pasaron la primera ronda de la Champions, el segundo más efectivo fue el Atlético de Madrid. Si el Bayern Múnich marca un gol cada 2,71 tiros y el Real Madrid uno cada 3,1 tiros, el equipo del Manzanares marca uno cada 2,45 disparos al arco. De lejos más eficaz que el Chelsea que marca un gol cada 3,2 tiros.

Además, de los 14 disparos que recibió por parte del Milan y el Barcelona, Courtois detuvo 12; un rendimiento cercano al 86%. Cifra muy superior al de sus contrapartes de Chelsea, Madrid o Bayern.

Pero el poderío del Atleti, el que verdaderamente lo puede hacer campeón es intangible. Es su historia y su presente. La institución, dirigentes, hinchas, jugadores, técnicos, han ido poco a poco dejando el complejo de ‘Pupas’ que durante tanto tiempo les ha perseguido. Hoy son un grupo de amigos donde cada cual cumple su papel a la perfección. El Presidente, paga, aplaude y calla. La hinchada apoya al ritmo que lo pide el equipo y la sangre caliente de Simeone. Éste, entiende que de ganar lo harán con picardía, con valentía, con fuerza y con garra. El gol ha de llegar. Sí es bonito mejor. Si es feo, vale igual. Y los jugadores, tienen clase, por supuesto. Pero han aceptado todos el papel de guerreros al servicio de un entrenador de métodos particulares, pero estudioso como el que más, para deleite de una afición que merece el título más grande del fútbol europeo. El Chelsea es el rival que los separa de plantarse en la final que les permita, ahora sí de verdad decir: “No, ya no somos el Pupas”. El 2014 podría ser, por fin, el momento del Atleti.

Los números del Atlético y Falcao – Temporada 2012 – 2013

El Atlético de Madrid durante mucha parte del torneo no solo dio la pelea sino que estuvo compartiendo liderato con el Barcelona, estuvo bastante tiempo por encima del Real Madrid en la lucha por el segundo puesto, pero al final terminó en un luchado y honroso tercer puesto con 76 puntos, que le da un cupo a la UEFA Champions League de la temporada 2013 – 2014. Por su parte, Radamel Falcao Garcia duró mucho tiempo compitiendo de tú a tú con los dos grandes del futbol mundial, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo por el pichichi de la liga. Al final también terminó en un honroso tercer lugar con 28 goles.



Pero el ejercicio que propongo es mirar en perspectiva esta campaña del Atlético, a fin de evaluar que tan buena fue realmente esta campaña.

El cambio en la puntuación otorgada a los equipos que ganaban los partidos que pasó de 2 puntos a 3 puntos, empezó a regir para la liga española durante la temporada 1995 – 1996. Este cambio supuso también un cambio en la forma de juego, antes era más negocio empatar porque se obtenía el 50% de los puntos. Por ello para hacer una comparación más acertada lo hare desde esa temporada 95-96 que es donde se dio dicho cambio como ya dije.

La siguiente tabla muestra el campeón año por año, el puntaje, el pichichi y su cifra de goles:

 

Temporada

Campeón

Puntos

Pichichi

# de Goles

1995-1996

Atlético de Madrid

87

Pizzi

31

1996-1997

Real Madrid

92

Ronaldo

34

1997-1998

Barcelona

74

Vieri

24

1998-1999

Barcelona

79

Raúl

25

1999-2000

Deportivo La Coruña

69

Salva

27

2000-2001

Real Madrid

80

Raúl

24

2001-2002

Valencia

75

Tristan

21

2002-2003

Real Madrid

78

Makaay

29

2003-2004

Valencia

77

Ronaldo

24

2004-2005

Barcelona

84

Forlan/Eto’o

25

2005-2006

Barcelona

82

Eto’o

26

2006-2007

Real Madrid

76

Van Nistelrooy

25

2007-2008

Real Madrid

85

Güiza

27

2008-2009

Barcelona

87

Forlan

32

2009-2010

Barcelona

99

Messi

34

2010-2011

Barcelona

96

Cristiano Ronaldo

40

2011-2012

Real Madrid

100

Messi

50

2012-2013

Barcelona

100

Messi

46

 

Dando un vistazo a esta tabla, el Atlético con el puntaje obtenido, habría sido campeón en las temporadas 97-98, 99-00, 01-02 y habría compartido el primer puesto con el Madrid de la temporada 06-07. Es decir, tendría seguros 3 títulos adicionales a su palmarés y el cuarto dependiendo de cómo hubieran terminado la temporada versus su rival. Lo interesante también es ver que de esos equipos que estamos hablando, hay temas interesantes. En el 97-98 el campeón fue el Barcelona de Van Gaal con Rivaldo, Luis Enrique y Guardiola a bordo. En la del 99-00 habría derrotado al Súper Depor de Irueta, un equipo que no solo fue campeón en esa temporada sino que fue animador importante de la Champions League y que curiosamente después de esa época paso a un papel secundario, incluso acaba de descender. En la temporada del 06-07 habría empatado en puntos con el Madrid de Capello y con el rezago de los galácticos.

Por su parte Radamel Falcao con sus 28 tantos habría sido Pichichi en 10 de las 18 ediciones de la liga, un dato mucho más diciente y relevante.

Estos datos nos dejan intuir varias cosas. La primera y más importante es que realmente la LFP se convirtió en una liga de 2. En el presente siglo solo el Valencia ha sido capaz de arrebatarle la liga a los dos grandes, y la última vez que esto ocurrió fue hace 9 temporadas. Desde ese momento Real Madrid y Barcelona se han turnado el título y la distancia entre estos y los inmediatos seguidores ha sido inmensa y pareciera que va en aumento. Solo basta ver que el Atlético esta temporada no logro sacar un solo punto a estos equipos, perdió 12 de 12 puntos que disputo con ellos, demostrando así la diferencia abismal que existe entre los dos equipos punteros y el tercero. El saldo es más crítico cuando vemos que en esos 4 partidos marco 3 goles y recibió 8.

En cuanto a Radamel Falcao, es increíble pero parece que se replicara el mismo fenómeno de la distancia entre los clubes. Desde la irrupción de Messi y Cristiano, los números que vienen firmando temporada tras temporada son de record, se superan a sí mismos y parecieran no tener techo, en especial en épocas donde los equipos juegan con un mayor orden táctico y hay menos espacios.

Así pues, 3 títulos, 10 pichichis y ni así el Atlético alcanza a ser campeón de una liga de dos, de una liga de dos equipos y dos jugadores para ser más exactos. Pero no por eso se debe demeritar lo hecho por el Atlético y por Falcao. Por el contrario, muy meritorio lo que han logrado contra dos rivales que les superan en muchos aspectos.

Un año de Gol y Fútbol

El 19 de marzo de 2012, hace un año, iniciamos la aventura de Gol y Fútbol. El objetivo era simple: hablar de fútbol, pero desde una perspectiva diferente. A lo largo del año desarrollamos historias, aplicamos números y pudimos compartir con los lectores. Hemos intentado, esperamos que con éxito, apartarnos de la coyuntura, del análisis del partido de “ayer” y enseñar y aprender del análisis de la historia y de los números del fútbol. El fútbol mueve masas, económicamente es importante y desde los viejos debates de si se busca espectáculo o resultado hemos partido para aprender más del deporte rey.

El camino comenzó reseñando aquel libro de Andrés Salcedo, El Día en que el Fútbol Murió: Triunfo y tragedia de un díos. Aquellos nos hizo caer en cuenta de la infinidad de grandes equipos que el tiempo termina demostrando que no lo eran: Grandes equipos de barro.

Nos enfocamos en un buen número de columnas en los grandes jugadores. Pusimos nuestro grano de arena para establecer quien es el mejor de todos los tiempos, debate interminable. Y como para muchos es el mejor, Pelé, por supuesto nos ha tomado bastante espacio. Primero, el debate de sus más de 1000 goles, seguido por los 75 que marcó en 1958 y que puso de moda Messi cuando estaba por superar aquel récord Müller. Récord, que por cierto, no vino sin discusión por la aparición del desconocido Chitalu.

Hablando de goleadores, Cristiano, Falcao y la competencia de estos con Messi nos han facilitado gran cantidad de material. Desde la dificultad de Cristiano por ser como es a la capacidad del portugués para hacer del Real Madrid el equipo de Cristiano y no de Mourinho. Pero también nos preocupamos del crédito colombiano por excelencia en el mundo del balón: Falcao. Fuimos los primeros en notar su aparente olvido por la prensa ibérica lo que nos llevó a recordar la historia de Hugo Sánchez quien por cierto marcó sus 38 goles (récord compartido con Zarra en el fútbol español hasta la aparición de Cristiano y Messi) de un sólo toque. Hablando de goleadores, medimos la eficacia de los mejores de hoy, el apoyo de sus equipos y comparamos a los de hoy con los mejores de siempre.

Hemos presentado las historias de otros cracks de ayer y de hoy. Como no recordar las excentricidades y la genialidad única del Mágico Gonzalez, la eficacia directa del gran Gabriel Omar Batistuta o el regate endemoniado de Garrincha. O las tristeza recientes de Kaká o Ronaldinho.

El fútbol da espacio para vincularlo con algunas áreas de las ciencias sociales, particularmente la economía. Hemos hablado de como valorar la felicidad en el fútbol y de como estadísticamente se puede demostrar que los árbitros no son completamente imparciales. También repasamos unos interesantes artículos donde se demuestra que las tandas de penales no son lo aleatorio que la mayoría pensamos que son, o que el fútbol no es más que un reflejo de la sociedad.

Las historias abundan en este, nuestro primer aniversario. Recordamos el origen de algunos apodos del Madrid, Barça o Atlético de Madrid. Vimos fútbol en 3D que no nos emocionó y también nos reímos de aquellos tiempos en que el fútbol por satélite sólo se podía ver durante 90 minutos exactos. Nos pusimos nostálgicos recordando que el fútbol de hoy es comandado por el dinero y, erradamente, creímos ver un gran equipo donde no lo había.

Tocamos el fútbol escoces con el fin del Old Firm, la tragedía que une en la historia al Alianza Lima con el Manchester United y el Torino, el fútbol italiano, el inglés y por supuesto el español donde nunca nos dejará de sorprender el fanatismo de su prensa deportiva. También estudiamos el fútbol colombiano. Desde su valor económico, a sus asistencias y el impacto del mismo sobre la televisión por suscripción. Nos preocupamos por el futuro incierto de un liga llena de equipos sin tradición, del impacto de despedir entrenadores, tanto a nivel de club como de selección. También aprovechamos la conyuntura para recordar esos grandes partidos de antaño entre el Real Madrid y Millonarios, lo enredado del traspaso de Di Stéfano al Real Madrid, los grandes narradores y comentaristas y la realidad estadística de la historia de la Selección Colombia. Precisamente, sobre la selección, nos interesamos por el viejo debate de la sede de la selección y su importancia comparada.

El año 2012 fue importante para Bogotá, pues Millonarios y Santa Fe ganaron sorpresivamente los dos torneos. Pero analizamos comparativamente el potencial de equipos grandes como Nacional o sorpresas como el Pasto. Compartimos la protesta de la afición por los altos precios de la boletería o las propuestas de devolver títulos.

El 2012 llegó con dos grandes torneos a los que le dedicamos atención especial. La Eurocopa nos recordó que Alemania es el gran favorito pero Italia siempre luce cuando llega precedida de escándalos. Pero el protagonista fue España que ya no tiene complejo de persecución y de la mando de dos grandes cracks logró el título, ya no como“la furia” sino como “la roja”. Hubo grandes partidos, con significativos antecedentes históricos. La amistosa rivalidad del España – Portugal, se combinó a la perfección en el verano con grandes clásicos como el Holanda – Alemania o el Italia – Alemania. Los números de la Eurocopa nos permitieron establecer la “viveza” del sur y la importancia de la posesión.

El segundo gran acontecimiento del año fueron los Juegos Olímpicos, con su historia única. El éxito de México no nos hace olvidar que Colombia hace mucho no es protagonista del torneo olímpico. Torneo cuya existencia, por cierto,  se puso el tela de juicio por la pronta eliminación de la selección española.

El fútbol suramericano y su historia nos mantuvo también muy ocupados. Como no recordar esos Argentina – Uruguay, el clásico por antonomasia del fútbol mundial o esa tarde en que Brasil nos hizo llorar y cambió para siempre la concepción del jogo bonito. Precisamente aquello nos llevó a pensar en cuál ha sido el mejor equipo de la historia, algunos de los cuales jugaron esa Copa Intercontinental que no sólo presenció fútbol bello sino alguno de los partidos más violentos de la historia.

Es nuestra intención seguir contando historias, como las de los vídeo juegos de fútbol, aquellas donde los grandes goleadores dejan de serlo o simplemente escandalizarnos porque pretenden vender a jugadores como Adu como el siguiente Pelé, pero acusan de no tener sangre a un jugador como Messi.

Esperamos y confiamos en que nos sigan leyendo. La historia del fútbol es interminable. Son demasiados años, demasiados países, demasiados “locos” como para pensar que nos quedaremos sin ideas. Aspiramos a seguir creciendo aquellos interesados en nuestras historias con el apoyo de nuestro mayor activo: los lectores.

 

Productividad: Messi, Falcao. Después Cristiano

Son los tres mejores goleadores del mundo. Con permiso de Iniesta y alguno más, son los mejores jugadores del mundo. Cristiano Ronaldo, Radamel Falcao Garcia y Lionel Messi. Pero hay diferencias.



Falcao, a la fecha, en el 2012 ha marcado 42 goles en 45 partidos. Es decir, un promedio de 0,93 goles por partido. Impresionante. Cristiano Ronaldo, en lo corrido de 2012 ha marcado 55 goles en 57 partidos, promedio de 0,96 goles por partidos. Sin duda, también impresionante. Messi, este año se salió. Ha disputado 55 partidos. En ese lapso ha marcado 73 goles lo que da 1,43 goles por partidos. Estas cifras son partidos oficiales con el club y oficiales y amistosos con la selección basado en ESPNdeportes. Se completan algunos vacíos de esa base de datos.

En números absolutos son los mejores. Pero que tan productivos son? En una entrada anterior revisamos los rendimientos de cada uno en la temporada 2011/2012. Hoy quiero evaluar el desempeño de cada uno en el largo plazo.

Recordemos que Ronaldo y Messi siempre han militado en equipos de primer orden mundial: Manchester United y Real Madrid el primero, Barcelona el segundo. Falcao, ha estado en equipos de otro nivel, pero importantes en el ámbito local. En Argentina jugó en River Plate, grande, aunque no en su mejor momento. Luego se fue a un grande de Portugal, el Porto. Posteriormente recaló en el Atlético de Madrid, un equipo tradicionalmente grande en España pero, hoy por hoy, lejos económicamente del Real Madrid y el Barcelona.

La siguiente gráfica representa la efectividad de cada uno de los tres cracks mundiales a lo largo de su carrera. Defino efectividad como el número de goles como proporción de disparos al arco. Un valor de 40%, por ejemplo, quiere decir que de cada 10 disparos, 4 terminan en gol.

Evolucion Productividad Cristiano Falcao Messi

El eje horizontal de la gráfica es una temporada por equipo. Es decir, el punto 1 para Falcao es el año 2005 que jugó en River Plate. El punto 5 recoge las cifras de los partidos que jugó con River Plate en 2009. Ese año se fue al Porto. Así, el punto 6 recoge el rendimiento de Falcao en el equipo portugués en el 2009.

En el caso de Cristiano, el punto 1 recoge los datos del 2003 en el Manchester United. En 2009 se fue del United al Real Madrid. Así, el punto 7 es su rendimiento en los partidos que disputo con el United durante el 2009. El punto 8 son los partidos jugados con los merengues de la capital española durante ese mismo año.

El caso de Messi es mucho más simple. Siempre ha jugado en el Barcelona. Messi, sin embargo participó en 2004 en 5 partidos y no marcó ningún gol. Ese dato lo ignoramos y el punto 1 de Messi es el 2005. En el caso de Falcao, ignoramos el punto 1 simplemente porque en los 7 partidos que jugó en 2005 marcó 7 goles. Su productividad aquel primer año fue tan brutal que distorsiona la gráfica. Pero queda anotado que de los tres fue, de lejos, el que mejor inició como profesional tuvo.

La gráfica debe sorprender a más de uno. Sistemáticamente, Cristiano Ronaldo es el menos efectivo de los tres. Su tope de productividad, 18%, se dio nada más llegar al Real Madrid (punto 8). A partir de ahí, si bien sigue marcando goles, su productividad se estancó en alrededor del 18%, justo su porcentaje de efectividad en los corrido del 2012.

Messi, por su parte, afina cada vez más la puntería.  Desde sus inicios, la tendencia es creciente. De hecho, con un 27% de efectividad, el 2012 es el año más productivo del argentino.

Falcao es el más volatil, funciona por ciclos. Explotó en River en su tercer año de profesional alcanzando un rendimiento del 38%. Luego de un pequeño bache se recuperó en el Porto alcanzando en el 2010 (punto 7) un espectacular rendimiento del 43%, cifra nunca alcanzada por el mismísimo Messi. Su rendimiento nuevamente decayó para comenzar su recuperación este año donde tiene un rendimiento del 29%, nuevamente, cifra que Messi nunca ha alcanzado y mucho menos Cristiano.

Cristiano pues, en promedio en su carrera requiere de 8,5 disparos para marcar un gol. Messi marca un gol cada 4,8 disparos. Falcao, sorpresa, marca un gol cada 3,7 disparos. Messi es el más constante, su curva va hacía arriba y por ahora no se vislumbra el pico. Cristiano, pareciera, ya alcanzó su tope. Seguirá marcando goles, pero su efectividad lleva ya cuatro años estancada en alrededor del 17%. Falcao, por contra, funciona por ciclos. Su primer ciclo fue en River, el segundo en el Porto y el tercero parece que apenas está comenzando. Si la teoría de los ciclos de Falcao es acertada, aquel equipo que tenga la suerte de disfrutarlo en 2013 tendrá muchos, muchos goles para celebrar.