Tag Archives: Eurocopa

Las diferencias: Eurocopa vs Copa América



Instagram

La disputa simultánea de Copa América y Eurocopa da pie a las eternas discusiones sobre el poderío del fútbol de uno y otro lado del Atlántico. En Eurocopa niegan tal interés en comparar, pero estuvieron prestos a hablar del ‘descrédito’ de la Copa América por los errores arbitrales. En América nunca se ha negado el interés. Por ello se entiende que la prensa se ‘escandalice’ por la violencia de los ultras europeos. Continue reading Las diferencias: Eurocopa vs Copa América

El fútbol Centroeuropeo: Superpotencias que nunca ganaron el Mundial



Instagram

La Eurocopa 2016 trae un partido, Austria – Hungría, que aviva la nostalgia. Participan además la República Checa y Eslovaquia. Antigua Checoslovaquia. Durante toda la primera mitad del siglo XX, eran superpotencias futbolísticas. Pero nunca pudieron ganar un Mundial.  Continue reading El fútbol Centroeuropeo: Superpotencias que nunca ganaron el Mundial

Un año de Gol y Fútbol

El 19 de marzo de 2012, hace un año, iniciamos la aventura de Gol y Fútbol. El objetivo era simple: hablar de fútbol, pero desde una perspectiva diferente. A lo largo del año desarrollamos historias, aplicamos números y pudimos compartir con los lectores. Hemos intentado, esperamos que con éxito, apartarnos de la coyuntura, del análisis del partido de “ayer” y enseñar y aprender del análisis de la historia y de los números del fútbol. El fútbol mueve masas, económicamente es importante y desde los viejos debates de si se busca espectáculo o resultado hemos partido para aprender más del deporte rey.

El camino comenzó reseñando aquel libro de Andrés Salcedo, El Día en que el Fútbol Murió: Triunfo y tragedia de un díos. Aquellos nos hizo caer en cuenta de la infinidad de grandes equipos que el tiempo termina demostrando que no lo eran: Grandes equipos de barro.

Nos enfocamos en un buen número de columnas en los grandes jugadores. Pusimos nuestro grano de arena para establecer quien es el mejor de todos los tiempos, debate interminable. Y como para muchos es el mejor, Pelé, por supuesto nos ha tomado bastante espacio. Primero, el debate de sus más de 1000 goles, seguido por los 75 que marcó en 1958 y que puso de moda Messi cuando estaba por superar aquel récord Müller. Récord, que por cierto, no vino sin discusión por la aparición del desconocido Chitalu.

Hablando de goleadores, Cristiano, Falcao y la competencia de estos con Messi nos han facilitado gran cantidad de material. Desde la dificultad de Cristiano por ser como es a la capacidad del portugués para hacer del Real Madrid el equipo de Cristiano y no de Mourinho. Pero también nos preocupamos del crédito colombiano por excelencia en el mundo del balón: Falcao. Fuimos los primeros en notar su aparente olvido por la prensa ibérica lo que nos llevó a recordar la historia de Hugo Sánchez quien por cierto marcó sus 38 goles (récord compartido con Zarra en el fútbol español hasta la aparición de Cristiano y Messi) de un sólo toque. Hablando de goleadores, medimos la eficacia de los mejores de hoy, el apoyo de sus equipos y comparamos a los de hoy con los mejores de siempre.

Hemos presentado las historias de otros cracks de ayer y de hoy. Como no recordar las excentricidades y la genialidad única del Mágico Gonzalez, la eficacia directa del gran Gabriel Omar Batistuta o el regate endemoniado de Garrincha. O las tristeza recientes de Kaká o Ronaldinho.

El fútbol da espacio para vincularlo con algunas áreas de las ciencias sociales, particularmente la economía. Hemos hablado de como valorar la felicidad en el fútbol y de como estadísticamente se puede demostrar que los árbitros no son completamente imparciales. También repasamos unos interesantes artículos donde se demuestra que las tandas de penales no son lo aleatorio que la mayoría pensamos que son, o que el fútbol no es más que un reflejo de la sociedad.

Las historias abundan en este, nuestro primer aniversario. Recordamos el origen de algunos apodos del Madrid, Barça o Atlético de Madrid. Vimos fútbol en 3D que no nos emocionó y también nos reímos de aquellos tiempos en que el fútbol por satélite sólo se podía ver durante 90 minutos exactos. Nos pusimos nostálgicos recordando que el fútbol de hoy es comandado por el dinero y, erradamente, creímos ver un gran equipo donde no lo había.

Tocamos el fútbol escoces con el fin del Old Firm, la tragedía que une en la historia al Alianza Lima con el Manchester United y el Torino, el fútbol italiano, el inglés y por supuesto el español donde nunca nos dejará de sorprender el fanatismo de su prensa deportiva. También estudiamos el fútbol colombiano. Desde su valor económico, a sus asistencias y el impacto del mismo sobre la televisión por suscripción. Nos preocupamos por el futuro incierto de un liga llena de equipos sin tradición, del impacto de despedir entrenadores, tanto a nivel de club como de selección. También aprovechamos la conyuntura para recordar esos grandes partidos de antaño entre el Real Madrid y Millonarios, lo enredado del traspaso de Di Stéfano al Real Madrid, los grandes narradores y comentaristas y la realidad estadística de la historia de la Selección Colombia. Precisamente, sobre la selección, nos interesamos por el viejo debate de la sede de la selección y su importancia comparada.

El año 2012 fue importante para Bogotá, pues Millonarios y Santa Fe ganaron sorpresivamente los dos torneos. Pero analizamos comparativamente el potencial de equipos grandes como Nacional o sorpresas como el Pasto. Compartimos la protesta de la afición por los altos precios de la boletería o las propuestas de devolver títulos.

El 2012 llegó con dos grandes torneos a los que le dedicamos atención especial. La Eurocopa nos recordó que Alemania es el gran favorito pero Italia siempre luce cuando llega precedida de escándalos. Pero el protagonista fue España que ya no tiene complejo de persecución y de la mando de dos grandes cracks logró el título, ya no como“la furia” sino como “la roja”. Hubo grandes partidos, con significativos antecedentes históricos. La amistosa rivalidad del España – Portugal, se combinó a la perfección en el verano con grandes clásicos como el Holanda – Alemania o el Italia – Alemania. Los números de la Eurocopa nos permitieron establecer la “viveza” del sur y la importancia de la posesión.

El segundo gran acontecimiento del año fueron los Juegos Olímpicos, con su historia única. El éxito de México no nos hace olvidar que Colombia hace mucho no es protagonista del torneo olímpico. Torneo cuya existencia, por cierto,  se puso el tela de juicio por la pronta eliminación de la selección española.

El fútbol suramericano y su historia nos mantuvo también muy ocupados. Como no recordar esos Argentina – Uruguay, el clásico por antonomasia del fútbol mundial o esa tarde en que Brasil nos hizo llorar y cambió para siempre la concepción del jogo bonito. Precisamente aquello nos llevó a pensar en cuál ha sido el mejor equipo de la historia, algunos de los cuales jugaron esa Copa Intercontinental que no sólo presenció fútbol bello sino alguno de los partidos más violentos de la historia.

Es nuestra intención seguir contando historias, como las de los vídeo juegos de fútbol, aquellas donde los grandes goleadores dejan de serlo o simplemente escandalizarnos porque pretenden vender a jugadores como Adu como el siguiente Pelé, pero acusan de no tener sangre a un jugador como Messi.

Esperamos y confiamos en que nos sigan leyendo. La historia del fútbol es interminable. Son demasiados años, demasiados países, demasiados “locos” como para pensar que nos quedaremos sin ideas. Aspiramos a seguir creciendo aquellos interesados en nuestras historias con el apoyo de nuestro mayor activo: los lectores.

 

De Adu a Pino, ¿donde están las estrellas?

Los medios de comunicación evidentemente necesitan vivir de las noticias, la evolución del fútbol por su parte ha llevado a que el futbolista se convierta en un producto, por ello las empresas asociadas a este deporte han evolucionado este concepto y tratan de explotar al futbolista como marca. No es extraño pues que así apareciera primero el famoso R9 que no era otra cosa que “Ronaldo 9”, una línea de Nike dedicada a Ronaldo Nazario da Lima (con tantos Ronaldos toca aclarar). Luego sería la eclosión de Ronaldo de Assis Moreira, Ronaldinho (y otro Ronaldo de paso), quien dio lugar al R10. Como si no tuviéramos suficiente con los Ronaldos, apareció entonces Cristiano Ronaldo y su marca CR7. Y este listado de abreviaturas se ha convertido en un genérico para las nuevas generaciones, impulsado además por herramientas como Twitter donde cada carácter vale bastante, por lo cual abreviar nombres se volvió una costumbre.

Pero bueno, el tema de esta entrada pasa por ese afán de los medios y las empresas para vendernos esos productos. Y no se trata entonces ya de vender a esos jugadores consolidados como Ronaldo, Ronaldinho, Cristiano Ronaldo o Messi (algunos ejemplos actuales). Se trata de como dicen los gringos, buscar “The next big Thing”, la próxima mina de oro. Esta práctica que por años se ha hecho en los deportes tradicionales americanos, donde las grandes empresas deportivas fichan a jugadores universitarios y hasta colegiales, es algo que para el fútbol es relativamente nuevo. Y así vemos entonces como las empresas van tras jóvenes figuras, los equipos incitados por la posibilidad de ingresos se prestan para el juego, y claro, los medios juegan su papel en todo este proceso donde evidentemente la ética profesional brilla por su ausencia.

En su libro de “Soccernomics” los autores hacen referencia a este fenómeno abordándolo desde otra perspectiva, para ellos y para Billy Beane quien es la inspiración del Libro “Moneyball” de Michael Lewis (este asociado al beisbol), las estrellas jóvenes son una gran incógnita. Primero por su evidente inmadurez donde no se sabe cómo podrán reaccionar frente a lo que se puede venir a futuro y segundo porque desde el punto de vista estadístico, no existen suficientes datos previos como para analizar el desempeño de estos deportistas. El ejemplo más claro y evidente lo da el mismo libro con Freddy Adu. Su historia es de esas que le gustan a todo mundo, a los medios, a los aficionados y por supuesto a las empresas. El inmigrante Ganes que llega a Estados Unidos y se cumple el sueño americano. Al pequeño Adu nos lo vendieron como el próximo Pele, incluso salieron juntos en algunos comerciales. Y que paso con Adu? No paso mucho realmente, ha sido un jugador más. Si uno revisa su biografía se da cuenta que estuvo acostumbrado a jugar contra equipos con niños mucho mayores que él y sin embargo siempre se destacó, pero cuando llego el momento de la verdad Adu se quedó en el grupo de jugadores normales. Siendo la gran revelación que debía ser nunca fue a un equipo grande ni a una liga importante. De la MLS paso a Portugal, Francia, Turquía y regreso nuevamente a la MLS, y en ese paso no se ha destacado precisamente por sus buenas presentaciones. Más bien su desempeño ha sido pobre y carente de títulos tanto colectivos como individuales.

Otro caso que me llama la atención es el del Barcelona. Con la aparición de Messi, el afán por vender la Masía llevo a que se creyera que cada año la cantara del can Barça iba a sacar una súper estrella de la misma talla de Messi. La copa Joan Gamper donde tradicionalmente se presenta el equipo a su afición, se convirtió en el escenario perfecto para promocionar a estos jugadores, entonces vimos cómo después de la gran aparición de Messi, se vino la de Giovani Dos Santos, con titulares como “Si el Gamper anterior fue el de Messi, este es el de Gio” y se montó entonces una presión innecesaria a un jugador que si bien como la mayoría tenia condiciones técnicas, fue inferior al reto. Gio fracaso en el Barcelona y empezó su periplo por Europa que lo ha llevado a Inglaterra, Turquía y ahora de regreso a España. Su producción ha sido poca, aunque mejor que la de Adu por ejemplo. Con su selección ha tenido actuaciones más destacadas tanto a nivel juvenil como de mayores, con su selección fue campeón mundial sub 17 en 2005 y campeón olímpico en 2012.

El siguiente en esta lista es Bojan Krkić, también vendido a todos como la próxima estrella salida de la cantera del Barcelona. El caso de Bojan es extraño, tal y como sucede en los casos anteriores, es evidente que condiciones no le faltan, fue promocionado en otra Gamper, pero llama la atención que cuando estaba en un interesante momento de su carrera, fue convocado a la selección absoluta española, el sueño de todo niño, representar a su país, jugar para su selección, más aun, representándola en una Eurocopa que posteriormente España ganaría, Bojan a sus 19 años argumento cansancio para no ir. Cansancio? Un jugador de 19 años cansado? A los 19 años uno quiere comerse el mundo, juega cada tercer día y no siente el cansancio. Para un gran sector de la prensa lo de Bojan fue más una cuestión mental. Y es esa la que lo ha condenado en el mundo profesional. Como dije, condiciones no le faltan, pero ha sido inferior al reto que se le ha planteado. Sus últimos años en la era Barça fueron regulares, su paso por la Roma fue muy corriente, nada del otro mundo y su presente en el Milán está más conectado con el banquillo de suplentes que con la línea titular.  Lo que queda claro es que ni Gio ni Bojan son la sombra de lo que era Messi, y al menos así nos los quisieron vender.

Pero en la acera del frente no han sido ajenos a este fenómeno, es ya celebre la frase de Florentino con su política de “Zidanes y Pavones”. Y desde hace mucho tiempo todos nos preguntamos: ¿Que paso con Pavón? Pues bien, Pavón no fue lo que Florentino pensó y termino naufragando en la mediocridad de un equipo como el Zaragoza que entre sus idas y venidas a la segunda división, lucha más por mantener la categoría que por otra cosa. Claro, en este sentido se podrá decir también que en el Madrid la política del club va más por tener jugadores formados y ganadores que jugadores nacidos de la cantera, al menos así ha sido la política de Florentino.

Y en Colombia no hemos sido ajenos por supuesto, a este tipo de fenómenos. Me vienen a la mente un caso en particular, el de Juan Pablo Pino, un jugador con excelentes condiciones, que en un suramericano Sub 20 jugo una excelente primera fase que dejo a Colombia como primera del grupo por delante de Argentina y Uruguay, con un excelente partido frente a Argentina con Pino como figura. Y entonces empezó la especulación, se habló de Boca Juniors, Sao Paulo, Udinese, incluso del Chelsea, al final fue el Mónaco y se pensaba como un trampolín a clubes más grandes. Al final Pino deambulo por Turquía, Arabia y hoy milita en la mediocre liga griega, perdido para el fútbol y perdido para una posible convocatoria a la selección Colombia. A día de hoy nadie sabe si el presente de este talentoso jugador es bueno o malo porque simplemente no lo vemos jugar.

Y como el de Pino hay casos similares de jugadores que parecían destinados a triunfar y por diferentes razones no han llenado las expectativas, así hemos visto pasar a Johnnier Montaño, el mismo Hugo Rodallega que se autoproclamo como mejor que Messi, solo que Messi jugaba en el Barcelona y él en el Quindío.

Los factores son muchos y en Colombia tristemente antes de ser promocionados por grandes marcas o empresas, son explotados por empresarios inescrupulosos que se aprovechan de la ingenuidad de estos jugadores. Yo me pregunto qué pasaría con jugadores como el mismo Pino o Sergio Herrera, si hubieran tenido managers que se preocuparan por la carrera de estos jugadores, por buscar lo mejor para ellos como futbolistas, por hacer que progresaran, y no por mirar el corto plazo y el bolsillo propio, enviando a estos jugadores a ligas mediocres donde se estancan y se pierden para el fútbol.

Al final vemos pues que los jugadores jóvenes son una apuesta arriesgada, las empresas ven en ellos una oportunidad y tristemente muchas veces no se busca formar a la persona sino explotar al producto. No sabemos como van a reaccionar a los grandes retos (Bojan), si serán capaces de mantener el rendimiento del campeonato en el que se dieron a conocer (Gio) o si se dejaran marear por los dólares olvidándose de lo que es mejor para su carrera (Herrera). Pero es tanto el dinero que pueden llegar a producir, que las empresas seguirán apostando por ellos, porque por cada Messi, Ronaldo, Falcao que sale, hay dinero suficiente para intentar convertir en estrella a Adu o a Pavón.

¿Es pesado el calendario FIFA?

De pequeño siempre sentía mucha ilusión de que llegara el mundial porque era la oportunidad de ver a todos esos jugadores que poco podía ver, de ver a esas selecciones que se alimentaban de leyendas de los mayores, de ver jugadores que se dejaban el alma en épicos partidos, y por supuesto, de llenar el álbum del mundial.

Hoy en día los medios nos dan una gran ventaja porque nos permiten ver todos los partidos de todas las ligas importantes, y también de las menos importantes, y tenemos fútbol para todos los gustos. Pero a veces siento que como el negocio esta por encima, tenemos una sobre saturación de eventos que atentan contra la calidad del espectáculo.

Miremos como es el calendario de selecciones en su orden, tenemos Mundial a mitad de año y copa Africana de naciones a principio, al año siguiente copa América, copa Asiática y Copa Oro, al año siguiente otra copa Africana de naciones, Euro Copa y Olímpicos, al año siguiente copa Confederaciones y nuevamente la Copa Oro. A ello se suman las clasificatorias a cada uno de esos torneos que depende de cada zona. Y si a esto sumamos los torneos de clubes, vemos calendarios bastante apretados y lo que ya criticamos alguna vez, que los jugadores hoy por hoy se deben mas a sus clubs que a sus selecciones, factor en el que tiene mucho peso el tema económico y de alguna forma la irresponsabilidad con la que algunas selecciones tratan a sus jugadores.

Este verano ya tuvimos una intensa Eurocopa, también llamada el Mundial sin Brasil y Argentina. Vimos un nivel interesante, vimos porque Europa manda la parada en el tema futbolístico y entendimos que el torneo tiene un nivel de partidos y de interés por encima del promedio general de un mundial. En resumen, entendimos porque Europa merece más cupos en un Mundial. Ahora vamos a afrontar unos Olímpicos, y ya suena a prehistoria el lindo cuento de ese Uruguay que fue campeón Olímpico y campeón mundial. FIFA abiertamente dice que no quiere montarse una competencia y por ello las reglas para los equipos son diferentes, por ello las selecciones son sub-23 y 3 jugadores sobre ese límite. Suena paradójico que mientras esto pasa en el fútbol, USA desde el 92 lleva su “Dream-Team” de Basketball.

En todo caso creo que se pierde un poco el encanto, FIFA debería ser más estricto con la regulación de torneos como en el caso de la copa Africana de naciones y la copa de oro, torneos que se celebran cada 2 años, mientras Europa y América del Sur entienden que el formato es mas atractivo cada cuatro años. Se aplica en este caso eso de que cantidad no es sinónimo de calidad. Y esto claro esta, sin contar con mundiales juveniles y prejuveniles.

Al final le dan la razón a los equipos para reclamar, porque son ellos quienes prestan a los protagonistas y el calendario esta saturado, así no cuidamos a los artistas de este bello espectáculo y nadie quiere pagar una boleta para ver un artista dosificándose para no sufrir lesiones. Es hora de velar por el espectáculo y por el protagonista del mismo, con razón decía Maradona que era difícil entenderse con un directivo que jamás olio un camerino y no sabe lo que es concentrarse o jugar a 38 grados centígrados a la sombra.

 

La Cultura de la Violencia en el Fútbol

La violencia en el fútbol es, para desgracia de muchos aficionados al deporte rey, una constante que se quisiera erradicar. La que más prensa atrae por sus nefastas consecuencias es la violencia generada por los denominados ultras o barras bravas según se esté en España o América. Esa, en sí mismo merece una entrada, pero no es el tema de hoy. Hay otro tipo de violencia, donde las diferencias de origen político o incluso religioso se trasladan a un campo de juego. De estas trataremos también en otra ocasión. Hoy quiero tratar algo menos mediático, pero en sí mismo interesante por sus implicaciones sociales.



En un artículo del 2008, el economista y profesor de U.C. Berkeley, de origen uruguayo, Ted Miguel, junto con dos colegas también profesores de prestigiosas universidades de los Estados Unidos decidieron estudiar los efectos que la violencia de un país tiene sobre el comportamiento de los jugadores sobre un terreno de juego. La hipótesis es simple y llamativa:

¿Es más violento sobre el terreno de juego un futbolista criado en una nación inmersa en algún tipo de conflicto interno que uno criado en un país con menos problemas internos?

En otras palabras, ¿existe la cultura de la violencia? En Colombia, por ejemplo, buena parte de la violencia urbana de las últimas tres décadas se justifica en la denominada cultura de la violencia derivada del auge del narcotráfico en los años ochenta. Es diciente en este sentido el ejemplo que Miguel y coaturoes utilizan en el artículo en cuestión. Haciendo referencia al defensa colombiano Iván Ramiro Córdoba afirman que:

El defensa del Inter de Milan durante las temporadas 2004-5 y 2005-6 coleccionó un impresionante número de 25 tarjetas amarillas.

Con el fin de comprobar la hipótesis, el artículo utiliza datos de tarjetas amarillas y rojas en las cinco grandes ligas europeas (Alemania, España, Francia, Inglaterra e Italia) y en la Uefa Champions League durante las temporadas 2004-5 y 2005-6. La idea es comprobar si aquellos futbolistas originarios de países con historia de guerra civil tienden a tener más tarjetas que sus contrapartes de países menos conflictivos.

El resultado del ejercicio es que, efectivamente, los jugadores provenientes de países con historia de guerra civil reciente tienden a recibir más tarjetas amarillas y rojas. Esto último es importante pues, como bien sabemos los aficionados al fútbol, las tarjetas amarillas se otorgan hoy día por cosas tan banales como quitarse la camiseta al celebrar un gol.

En la medida que haya un proceso de adaptación de un jugador al país donde juega, es de esperar que el efecto sea menor. Es decir, Iván Ramiro Córdoba, que jugó más de una década en el Inter de Milan debería haber sido más agresivo recién llegado que después de 10 años mamando del desarrollo y la tranquilidad del norte de Italia. La siguiente gráfica demuestra que Iván Ramiro Córdoba efectivamente se fue “civilizando”

Evolución de Tarjetas Amarillas IRC en Serie A

 

Lo anterior sugiere que el ambiente externo afecta el comportamiento del jugador. En este sentido, vale la pena indagar por el comportamiento de los jugadores en sus selecciones nacionales. Allí, podríamos suponer, predomina el ambiente familiar de toda la vida sin importar mucho el tiempo de permanencia en el exterior. .

La siguiente gráfica explora lo anterior utilizando datos de la Euro 2008 y 2012. Dado que en Europa las guerras civiles no son comunes (al menos recientemente), yo utilizó el índice de paz global, un compendio de 23 indicadores. El resultado, aunque más débil, es similar al encontrado por Ted Miguel y sus colegas. Particularmente en 2008 se observa que a medida que el índice de paz aumenta (es decir, hay menos “paz”), el número de tarjetas amarillas recibidas aumenta.

Cultura de la violencia

La Cultura de la Violencia en el Fútbol

El lector detallista notará que hay 15 equipos en lugar de los 16 que compitieron. En ambos casos, por simples motivos de exposición gráfica, eliminé a Rusia que tiene un índice de paz muy alto y, más allá de dificultar la visualización del problema, no cambia el resultado que presento para los restantes quince países.

Las correlaciones anteriores, de comprobarse con mayor rigurosidad tendrían interesantes implicaciones en las decisiones de contratación de los equipos por ejemplo. Por ahora, sin embargo, no son más que simples tendencias que servirían para reflejar las grandes diferencias de desarrollo entre países. El fútbol no se más que un reflejo de la sociedad.