Tag Archives: Falcao

El problema está en la delantera


Finalizada la primera fase de la Copa América Chile 2015, salvo Chile y Argentina, no hay un rival que destaque sobre el resto. Los favoritos de siempre, como Brasil y Uruguay, o de moda, como Colombia, han decepcionado. Perú, con poco fútbol y algo de garra tiene el camino expedito para llegar a semifinales, sobre una Bolivia que no promete mucho.

Colombia clasificó, como tercera de grupo, marcando apenas un gol. Uruguay, también pasó marcando apenas dos goles. En el Mundial de México 1970, Italia pasó primera de grupo anotando sólo un gol. Uruguay fue segunda en el mismo grupo con 2 a favor y 1 en contra. En aquel mundial, uno jugó la final, otro llegó a semifinales. Así que esperanzas hay para Colombia.

Pero el equipo debe mejorar, particularmente sus delanteros. Falcao no ha podido recuperarse de su larga inactividad. Más allá de su escaso aporte al ataque, preocupa la calidad de su juego. En 9 ocasiones ha controlado mal el balón; lidera esa clasificación en la selección de Colombia.

En general la delantera está muy por debajo de lo que se espera de ella. La gráfica compara el rendimiento de los delanteros de las diferentes selecciones en la Copa América. Los delanteros venezolanos, que marcaron 2 goles antes de caer eliminados, realizaron 5 disparos a puerta, 4 de ellos entre los 3 palos. Esto sugiere que el acierto es importante, pero también lo es el volumen.

Chile 2015

Los delanteros paraguayos marcaron 4 goles, 8 disparos fueron a puerta de los 17 que conectaron. Incluso los delanteros mexicanos, eliminados ellos, anotaron 4 goles tras 17 disparos, 7 de ellos al arco. Los grandes (Argentina, Brasil y Uruguay) y el local disponen de los delanteros que más disparan a puerta. 32 disparos Messi y compañía, 24 los chilenos, 21 la delantera brasileña y 20 los uruguayos que, sin Luis Suárez, carecen de puntería.

Los delanteros en Colombia están desconectados. El problema, por supuesto, abarca a todo el equipo, pero el resultado es que como los de Jamaica y Uruguay, no han marcado goles. Han realizado 14 disparos a puerta, apenas 2 de ellos entre los 3 palos. Aquella media vuelta de Falcao ante Perú y un disparo con dejo de susto de Jackson Martínez cuando Colombia apretaba para asegurar su clasificación ante los Incas.

7 disparos a puerta requieren los delanteros en la Copa América para anotar 1 gol. El frente de ataque de Colombia apenas realiza 4.6 en promedio. Equipos como Colombia, Perú y Uruguay clasificaron con escaso rendimiento de sus delanteros pero, o se destapan como hicieron Gigi Riva, Gianni Rivera y Boninsegna en México 70, o no llegarán mucho más lejos en el torneo.  efeefec

Falcao y las razones de Van Gaal


A Van Gaal en su época de entrenador del Barcelona lo representaban con una cabeza en forma de ladrillo. Era, para la prensa deportiva, un tipo excesivamente rígido y cuadrado que nunca encajo del todo en la siempre soleada España. Efectivamente ,es un tipo terco, que ha tenido problemas con múltiples jugadores incluyendo cracks de la talla de Román Riquelme.



Falcao, el hasta hace poco mejor “9 del mundo”, parecía en agosto de 2014 llegar por fin a un equipo de primer nivel mundial. Nunca entendimos, nosotros los simples mortales, el manejo que Falcao dio a su carrera. Se fue del Atlético de Madrid ad portas de romper la historia para jugar en el juguete de un millonario ruso que acababa de comprar a un equipo recién ascendido. Para los miles de hinchas que tiene es frustrante no haberlo visto jugar nunca en plenitud de condiciones la Champions League.

Siendo Falcao, llegó por supuesto al equipo rojo en horas bajas. La salida de Alex Ferguson tras 27 años dirigiendo a los Diablos Rojos ha tenido un impacto importante en el equipo. Moyes fue incapaz de clasificar al equipo a competición europea alguna y Falcao por tanto, llegó a un gigante que sólo se codearía con sus pares ingleses. En cualquier caso, era la gran oportunidad del ‘tigre’.

Van Gaal lo recibió sin mayor entusiasmo pero con cierta esperanza. Llegaba un goleador que en sus mejores años había plantado cara a Messi y Ronaldo. Falcao, ni Van Gaal lo pone en duda, lucha cada balón. Siempre atento, a su calidad añade ese espíritu de lucha que lo ha hecho destacar en Europa. Pero al ‘ladrillo’ holandés no le llena que el ‘tigre’ luche. El quiere ver goles, y los goles no llegan.

Es cierto que una inoportuna lesión lo marginó. Pero en la temporada 2014/15, antes de la lesión, Falcao había participado en 4 partidos del Manchester United y 3 con la selección Colombia. Muy pocos con el club, demasiados con la selección. Van Gaal, no lo duden, tenía esas cifras en la cabeza. No jugó el 20 de octubre del 2014 (6 días antes había jugado con Colombia), y ya no volvería a un campo hasta el 29 de noviembre. Demasiados días lesionado que irritaron al holandés.

Y es que la efectividad de Falcao ha ido cayendo con el tiempo. Su productividad goleadora se ha desplomado desde aquellas épocas en que marcaba más de un gol por partido. Siguiendo la metodología descrita en detalle en Números Redondos, la siguiente gráfica ilustra la evolución goleadora del ídolo colombiano.

Falcao

 

Como revela la gráfica, Falcao no ha sido el de sus mejores años hace ya un tiempo. Pero aún cuando pasó del Atléti al Mónaco era un jugador que marcaba 1 gol cada 2 partidos. Allí tuvo una ligera recuperación que ya no pudo sostener. Y en Inglaterra está obteniendo  los peores registros de su carrera.

La imagen en la cabeza de Van Gaal es la de la siguiente gráfica. El rendimiento en el Manchester United es muy inferior a lo que del ‘tigre’ se espera. Por ello, después de disputar 90 minutos el 17 de enero frente al Queens Park Rangers, Van Gaal dijoque estaba satisfecho con el rendimiento de Falcao, pero que “debió haber marcado”. A un goleador se le mide por los goles que marquen. Falcao es un goleador y como tal lo ficharon.

Falcao

En defensa de Falcao, ha estado lesionado y no ha jugado demasiados partidos enteros. Pero Van Gaal le dio el fin de año para demostrar su valía. Entre el 26 de diciembre de 2014 y el 4 de enero de 2015 jugó cuatro partidos enteros de la EPL. Apenas pudo marcar un gol.

Al siguiente partido, sacaron a Falcao y surgieron los rumores de su salida. En esto, el comportamiento del técnico holandés ha sido errático. Generalmente, tras esa oportunidad perdida, el jugador (sea crack o no) está sentenciado. Pero volvió a jugar el 17 de enero. Falcao, profesional único como es, debe estar dándolo todo en los entrenamientos, al punto de haber convencido a su entrenador de darle esa nueva oportunidad. Pero no le sale a Falcao.

En el Porto marcó 1 gol cada 98 minutos. En el Atléti, 1 gol cada 111 minutos. En el Mónaco, salió a gol cada 122 minutos. Incluso con la selección Colombia (donde estuvo discutido un buen tiempo) ha marcado 1 gol cada 188 minutos. El problema es que en el United apenas ha marcado un gol cada 258 minutos, es decir de tres partidos enteros que juegue, Falcao no marca en el primero, ni en el segundo, ni tampoco en el primer tiempo del tercer partido. Termina anotando a falta de 10 minutos para acabar ese tercer partido. Aún con lesiones de por medio, es demasiado para un jugador valorado en 65.000.000 de dolares que cobra alrededor de 400.000 dólares en una semana.

Además, el United no está haciendo la mejor temporada. Van Gaal también busca defender su cabeza, y entregará la de Falcao en bandeja de plata si es lo que cuesta mantener el cargo y, según él, conseguir la vital clasificación para la Champions League.

Lo verdaderamente triste sería ver a Falcao de regreso en el Mónaco o deambulando por toda Europa. Muchos goles le quedan a Falcao. Los grandes goleadores duran mucho años viajando por equipos importantes del viejo continente. Eto’o, por ejemplo, acaba de fichar por la Sampdoria de Italia. Pero mucho me temo que si no es en el Manchester, la oportunidad de ver a Falcao jugar la Champions en un grande es ya una vana ilusión del hincha incondicional.

 

 

 

 

 

 

A falta de Falcao: ¿Bacca o Jackson?


El 22 de enero de 2014 a Falcao, la máxima estrella del fútbol colombiano, le rompieron el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Colombia entera acompañó a Falcao en su llanto: se perdía el Mundial de Brasil.



Pero el espectáculo debe continuar. Incluso, puede que continúe con Falcao. Quien lo trata, aparentemente mitad médico, mitad brujo, dice que puede estar listo para el Mundial. Infortunadamente la estadística sugiere que una lesión de ese tipo requiere unos seis meses para competir a plenitud. Así que es posible que no llegue.

Dos son las principales alternativas para reemplazar a Falcao como delantero titular de la selección Colombia: Carlos Bacca y Jackson Martínez. Hay otros nombres, comenzando por Teófilo Gutiérrez, hoy goleador en el River Plate. Él ha sido acompañante asiduo de Falcao en la delantera de la selección así que su eventual titularidad no sería en carácter de reemplazante. Reemplazo serían, en sentido estricto Bacca, goleador del Sevilla español, y Jackson  del Porto.

La pregunta para Pekerman, el entrenador de la selección Colombia, para la prensa, para los hinchas y para aquellos que simplemente nos gusta hablar de fútbol es ¿quién debe y puede reemplazar a un crack irreemplazable?

Ambos tienen 27 años de edad. Bacca apenas debutó en el fútbol europeo en enero del 2012. Procedente directamente del Junior de Barranquilla, su equipo, el Brujas belga, importante en aquel país, es poco en el contexto europeo. En 2009, cuando Bacca apenas debutaba en el fútbol profesional, Jackson viajaba a México a jugar en los Jaguares de Chiapas. De allí, en el verano del 2012 cruzó el charco para jugar en el Porto. Su misión, ni más ni menos, era reemplazar a Falcao que había partido al Atlético de Madrid un año antes.

Jackson fue goleador de la liga portuguesa en la temporada 2012-13. Bacca, que apenas llegó al Sevilla para la temporada 2013-14, ha marcado en liga 14 goles. El Sevilla, sin embargo, en el contexto español es menos que el Porto en el contexto portugués. Es decir, cabría esperar que Jackson fuese un delantero con mayores oportunidades de cara al gol que Bacca. ¿Cómo determinar quién ha de jugar en el ataque colombiano?

La siguiente gráfica ilustra la evolución goleadora de Bacca y Jackson durante los últimos 47 partidos según datos de ESPN. Incluye los partidos de liga, así como de competiciones europeas (primera fase de UCL y Uefa Europa League -UEL- en el caso de Jackson; también UEL en el caso de Bacca). Como referencia se toman los últimos 47 partidos de Falcao. Los 47 partidos de Bacca son con el Sevilla y los de Jackson son con el Porto. Los 30 primeros de Falcao son con el Atleti, el resto con el Mónaco.

Bacca vs Jackson

Lo que más destaca de la gráfica es que, como todos intuimos, Falcao está un escalón por encima de sus contrapartes. Jackson, por su parte, comenzó muy fuerte pero, tras un período donde aflojó, logró recuperar su senda goleadora. Incluso durante buena parte del ciclo, logró rivalizar con el mismísimo Falcao. Bacca, novato en la liga española tuvo un comienzo difícil, pero sin ser lo constante que Jackson o Falcao, ha logrado recortar alguna diferencia, especialmente con el goleador del Porto.

El ritmo goleador sugiere que el titular debe ser Jackson. Sin embargo, como ya anotamos, el Porto en el contexto portugués es más equipo que el Sevilla en España. Por más que el Sevilla esté en la final de la UEL y el rival sea, precisamente el Benfica, el gran rival de los Dragões.

Así que vale la pena revisar la productividad goleadora. Revisaremos para ellos dos indicadores. Goles por partido y goles como proporción de goles al arco.  Jackson marcó en los últimos 47 partidos, 30 goles. Ello implica un rendimiento de 0,64 goles por partido. Bacca marcó en el mismo número de partidos 0,44 goles por partido. Falcao, que por algo es el mejor, marcó en sus últimos 47 partidos jugados antes de la lesión 31 goles. Un eficacia de 0,66 goles por partido.

Considerando la proporción de goles como porcentaje de tiros al arco, Bacca marca un gol cada 4.38 disparos. Falcao por su parte, sorpresa, anota un gol cada 5 disparos. Información de la liga portuguesa, infortunadamente, no está disponible. Así que compararemos el rendimiento en los torneos continentales, donde sí hay información. Bacca ha anotado un gol cada 3.57 disparos. Algo menos que en la liga, pero rondando sus niveles ‘naturales’. Jackson, en cambio, apenas marcó un gol cada 15 disparos.

Debo confesar que antes de revisar los datos mi intuición me decía que el sustituto de Falcao debía ser Bacca. Y el último dato me parece determinante. Jackson con la selección no ha podido replicar el nivel que ha mostrado en la liga portuguesa. Su bajo rendimiento en Europa quizás sea la prueba reina. No logra rendir Jackson contra rivales de nivel superior … como los que habrá en el Mundial de Brasil. 

La decisión final, afortunadamente no es mía para tomar, es de Pekerman. Pero quizás los números ayuden a tomar una decisión al hincha de la selección. Al final, como dice la frase trillada, todos somos seleccionadores. Eso sí. Ojalá el sustituto de Falcao llegue a ser nuestro Amarildo, aquel reemplazante de Pelé que terminó siendo gran figura en el Mundial de Chile en 1962.

 

Falcao y el grano de mostaza

Falcao se rompió el ligamento cruzado anterior. Son dos las dimensiones que hay que analizar de ese infortunado incidente. Desde el punto de vista humano, duele por Falcao, un tipo que tiene ese don de gente que hace que caiga bien. Duele porque a todos nos ha pasado. A uno u otro nivel unos y otros hemos tenido esas frustraciones contra las que nada se puede hacer. Falcao estaba muy cerca de cumplir su sueño: jugar un mundial.



Fue una jugada extraña. El tal Ertek no entró particularmente fuerte. No se le vio mala intención. El ´Tigre´, me da la impresión, estaba algo confiado en la jugada. No estaba parado firme como hubiese estado si el que viniera a marcarlo fuera un Pepe (Real Madrid) o un Thiago Silva (PSG). Se plantó ligero, con tan mala suerte que la rodilla se le quedó enganchada. Así son los accidentes. Todo lo que tiene que alinearse se alinea para para causar la tragedia. La frustración es indescriptible, aunque Falcao la resumió muy bien: “mi corazón está destrozado”.

Pero más allá del ser humano, aquel que queremos por ser como es, está la otra dimensión. Colombia y su mundial de fútbol. Falcao expresó su esperanza, como su frustración, muy claramente: “cuento con una esperanza del tamaño de un grano de mostaza a la cual me aferro”. No sólo no hay que quitarle esa esperanza sino que entre todos debemos regar y cuidar ese ‘grano de mostaza’ para ver si logra germinar en junio.

Ojalá Falcao regresará y llegara volando al Mundial. Pero es difícil. Son muchos los casos que ha sacado la prensa intentando cultivar la ilusión. Muchos de ellos, lamentablemente, se mencionan sin recordar bien los detalles. Se termina confundiendo y quizás, entre los hinchas, creando vanas ilusiones.

Colombia ya vivió un drama parecido de cara al Mundial de USA ´94. En un aburrido partido contra Suecia en 1994, febrero 18 para ser exactos, un gigante escandinavo entró fuerte al mono colombiano. Valderrama se retorció pero se levantó con un sólo propósito en mente. En cuanto tuvo ocasión sacudió al sueco, se quedó tranquilo, pero expulsado y lesionado. La lesión del ´Pibe´ no fue la de Falcao. El susto pasó pronto cuando los doctores informaron al pueblo colombiano que la estrella colombiana tenía una “distensión del ligamento cruzado anterior una ruptura parcial de las fibras, que no le dan inestabilidad, pues ésta sigue firme a pesar de la lesión”, es decir, mes y medio fuera de las canchas.

Había además una gran diferencia entre la selección Colombia de entonces y la de hoy. Aquella era una selección pibe-dependiente. Sin el Pibe eramos ciegos, sordos y mudos. Había muy poco, así Asprilla y el ´Tren´ fueran grandes estrellas en Europa. Hoy en día, con la única excepción de Leonel Álvarez -seguramente en un momento de confusión mental-, nadie duda que el mejor jugador de la selección es Radamel Falcao. Pero a diferencia de entonces, Falcao es la guinda del pastel. Quizás con la excepción del arquero (que es aceptable pero no del nivel de un Córdoba o Mongragón de entonces), y de los evidentes problemas de centrales, el resto de posiciones están cubiertas por jugadores del mejor nivel. Algunos, me declaro admirador de su juego, como James Rodríguez pueden que exploten completamente en el mundial y demuestren al mundo el potencial que lleva adentro.

Son varios los casos de cracks que por lesión se quedaron sin mundial. El más nombrado estos días fue el caso de Pelé  en 1962; aunque en realidad no se quedó sin Mundial. Marcó gol en el primer partido contra México y se lesionó sólo, disparando a puerta, contra Checoslovaquia.

Más triste es el caso de Di Stéfano, uno de los mejores jugadores de la historia. Argentina desistió de jugar mundiales en 1938 porque la sede se la otorgaron a Francia. Tras Uruguay 1930 e Italia 1934, se entendía que el turno le correspondía a Sur América. Los europeos, perezosos de viajar, le dieron el mundial a Francia y los argentinos boicotearon. En 1950, tras la guerra, el boicot siguió y sólo reaparecieron en 1958. Pero ya entonces Di Stéfano era español. Pudo disputar el Mundial de 1958 pero los escoceses eliminaron a España. Su Mundial, aunque ya veterano (35 años), era el de Chile 1962. Lamentablemente se lesionó en el antepenúltimo partido de preparación. Aunque fue inscrito, no pudo jugar ni un minuto.

A los más mediáticos también le sucedieron desgracias. Es el caso de David Beckham quién el 14 de marzo de 2010 se rompió el tendón de Aquiles y perdió la oportunidad de jugar su último mundial.
En la prensa mundial, y particularmente en la colombiana se recuerdan casos de recuperaciones cortas, casi milagrosas. Revisándolas en detalle parecen recuperaciones más terrenales que divinas. Se han mencionado los casos de Pepe, el del Real Madrid, Ronaldo (el brasilero) y Roberto Baggio. Pepe, es cierto, se rompió el ligamento cruzado (lo mismo de Falcao) el 13 de diciembre de 2009. Reapareció el 8 de junio de 2010 jugando 15 minutos contra Mozambique. 5 meses y 26 días. En el Mundial no jugó hasta el partido con Brasil de primera ronda, el tercero de su selección. A Falcao lo operaron el sábado 25 de enero, a 140 días para que Colombia debute en el mundial, unos 4 meses y 20 días.

Sobre Ronaldo escuchaba en radio que se había recuperado para jugar el Mundial de 2010 en 5 meses a pesar que su lesión era más grave. En este caso las fechas están erradas. Su primera lesión seria de rodilla la sufrió el 21 de noviembre de 1999: rotura parcial del tendón rotuliano de la rodilla derecha. Su reaparición el 12 de abril del 2000 fue dramática. Tras 6 minutos en el campo se rompió el tendón operado. Pocas lesiones en el fútbol han tenido tal nivel de dramatismo. Posteriormente, si bien tuvo múltiples lesiones, ninguna que lo impidiera jugar su mundial, el del 2002.

El caso de Baggio es quizás el más frustrante. Se recuperó pero no fue al mundial.  En la temporada 2001/2002 logró anotar 8 goles en los primeros 9 partidos de la liga italiana. Entonces se lesionó de gravedad la rodilla y no pudo reaparecer hasta el 31 de enero del 2002 en un partido contra el Parma por la Copa de Italia. Como Ronaldo, se volvió a lesionar el día que volvía a jugar un partido oficial. Entonces, no fue el ligamento lo que se rompió. Fue “una luxación de su rodilla izquierda”. Baggio pudo jugar los tres últimos partidos de liga pero a pesar de rogarle en público a Trapattoni que lo llevará al mundial, éste se negó. No confiaba en la rodilla del crack italiano.  Khedira, otro del que se han oído historias se lesionó en marzo del 2010, tres meses antes del mundial, el ligamento lateral, lesión de menor importancia que la de Falcao. Se recuperó y pudo jugar en Sur África.

Son incontables los casos de lesionados y recuperaciones. Algunos, afortunadamente, se acercan a ese milagro que ahora se requiere. Decía el Dr. Muñoz, quien atiende a los jugadores de Millonarios, que ‘Ganiza’ Ortiz estuvo poco menos de 5 meses en el dique seco tras su rotura de ligamento cruzado anterior.  Dicen también algunos doctores que hoy día hay técnicas de operación que incluyen injertos artificiales. Si no lo rechaza el cuerpo, la recuperación es mucho más rápida. Después de revisar las notas periodísticas sobre la operación de Falcao, no me queda claro que técnica usaron con el ‘Tigre’. Habrá sido, sin duda, la más apropiada.

Le deseamos una pronta recuperación al ‘Tigre’. A pesar de ello no quisiéramos que presionado por su ilusión, la hinchada colombiana y los patrocinadores se equivocará regresando antes de tiempo y terminara poniendo en riesgo su carrera. El ‘grano de mostaza’ está ahí, pero si no da, la vida sigue, el fútbol también y Colombia tiene una gran selección capacitada para pasar la primera ronda. Después, con o sin Falcao, todos a aferrarse a la ‘esperanza del tamaño de grano de mostaza’.

Preocupados por Ranieri, no por Falcao

Claudio Ranieri era el mismo entrenador italiano que entrenaba al Chelsea cuando en junio del 2003 el billonario ruso Abramovich compró el equipo londinense. Tuvo una campaña más que decorosa. Acabo segundo en la English Premier League y además alcanzó las semifinales de la Champions League. Pero el horroroso espectáculo que ofrecía no se correspondía con la visión que tenía Abramovich para su equipo. Así que pronto lo despachó y encargó del equipo a José Mourinho.



Años después, otro billonario ruso tropieza con la misma piedra.  Rybolovlev nombró a Ranieri entrenador del Mónaco, entonces en la segunda división francesa. El italiano, con su estilo rocoso y feo ascendió al equipo. Con el equipo en primera llegaron las estrellas. La número uno el colombiano Radamel Falcao. De profesión goleador.

Pero el fútbol de Falcao no se ve alegre. Parece triste. Los más preocupados, naturalmente, son los hinchas de la selección Colombia. Si Falcao llega sin goles al Mundial, ¿cuál será el futuro de la selección? Es cierto, al goleador colombiano se le ve triste, pero su espíritu combativo se mantiene y, sobretodo, los números indican que su efectividad no se ha resentido.

La siguiente gráfica ilustra la evolución goleadora de Falcao en los tres equipos en los que ha militado en Europa. Se observa que con ciertos altibajos, a medida que pasaban los partidos, su rendimiento en el Porto por momentos, fue algo mejor que en el Atlético. La diferencias en cualquier caso no son sustanciales y la tendencia creciente muestra las dotes goleadoras del ´Tigre´.

Evolución goleadora por equipo de Falcao

Su evolución en el Mónaco no ha sido muy diferente de la observada en Portugal y España. Cabe recordar que en sus inicios en el Atléti, a Falcao lo minusvaloraba ostensiblemente la prensa deportiva española. Sin embargo se observa que en realidad su desempeño era muy similar al observado en el Porto. En el Principado, Falcao no se enfrenta a una prensa particularmente dura, pero hay la sensación que no destaca como antaño. La gráfica demuestra lo contrario. El Mónaco pagó por esa pendiente goleadora que se ve en la gráfica. Y Falcao está retribuyendo lo que costó.

Es más, los números sugieren que no hay mayores diferencias. Incluso, comparando el desempeño en liga exclusivamente, las diferencias tampoco afloran. En el Porto Falcao marcaba un gol por cada 1.85 disparos al arco. En el Atléti anotaba gol por cada  4,54 disparos y en el Mónaco celebra cada 3,85 disparos.

Si se miran las cifras por otro lado, en Mónaco, Falcao logra disparar, 2,88 veces al arco por partido. En el Porto lo hacía cada 2, y en el Atléti disparaba 3,63 veces por partidos. 

El tema, por tanto, no es el rendimiento de Falcao. El tema es la diferencia entre estar feliz en el sitio de trabajo y estar aburrido. Y con Ranieri, casi que por definición, un delantero no puede ser feliz. Si Falcao no se va en el mercado de invierno, apostaría porque el que se va es el italiano en el verano. Así gane la liga francesa.

Mientras tanto el aficionado colombiano debe relajarse. El ‘Tigre’ puede que llegue aburrido al Mundial. Pero su olfato, al menos por ahora, se mantiene.

 

 

Un año de Gol y Fútbol

El 19 de marzo de 2012, hace un año, iniciamos la aventura de Gol y Fútbol. El objetivo era simple: hablar de fútbol, pero desde una perspectiva diferente. A lo largo del año desarrollamos historias, aplicamos números y pudimos compartir con los lectores. Hemos intentado, esperamos que con éxito, apartarnos de la coyuntura, del análisis del partido de “ayer” y enseñar y aprender del análisis de la historia y de los números del fútbol. El fútbol mueve masas, económicamente es importante y desde los viejos debates de si se busca espectáculo o resultado hemos partido para aprender más del deporte rey.

El camino comenzó reseñando aquel libro de Andrés Salcedo, El Día en que el Fútbol Murió: Triunfo y tragedia de un díos. Aquellos nos hizo caer en cuenta de la infinidad de grandes equipos que el tiempo termina demostrando que no lo eran: Grandes equipos de barro.

Nos enfocamos en un buen número de columnas en los grandes jugadores. Pusimos nuestro grano de arena para establecer quien es el mejor de todos los tiempos, debate interminable. Y como para muchos es el mejor, Pelé, por supuesto nos ha tomado bastante espacio. Primero, el debate de sus más de 1000 goles, seguido por los 75 que marcó en 1958 y que puso de moda Messi cuando estaba por superar aquel récord Müller. Récord, que por cierto, no vino sin discusión por la aparición del desconocido Chitalu.

Hablando de goleadores, Cristiano, Falcao y la competencia de estos con Messi nos han facilitado gran cantidad de material. Desde la dificultad de Cristiano por ser como es a la capacidad del portugués para hacer del Real Madrid el equipo de Cristiano y no de Mourinho. Pero también nos preocupamos del crédito colombiano por excelencia en el mundo del balón: Falcao. Fuimos los primeros en notar su aparente olvido por la prensa ibérica lo que nos llevó a recordar la historia de Hugo Sánchez quien por cierto marcó sus 38 goles (récord compartido con Zarra en el fútbol español hasta la aparición de Cristiano y Messi) de un sólo toque. Hablando de goleadores, medimos la eficacia de los mejores de hoy, el apoyo de sus equipos y comparamos a los de hoy con los mejores de siempre.

Hemos presentado las historias de otros cracks de ayer y de hoy. Como no recordar las excentricidades y la genialidad única del Mágico Gonzalez, la eficacia directa del gran Gabriel Omar Batistuta o el regate endemoniado de Garrincha. O las tristeza recientes de Kaká o Ronaldinho.

El fútbol da espacio para vincularlo con algunas áreas de las ciencias sociales, particularmente la economía. Hemos hablado de como valorar la felicidad en el fútbol y de como estadísticamente se puede demostrar que los árbitros no son completamente imparciales. También repasamos unos interesantes artículos donde se demuestra que las tandas de penales no son lo aleatorio que la mayoría pensamos que son, o que el fútbol no es más que un reflejo de la sociedad.

Las historias abundan en este, nuestro primer aniversario. Recordamos el origen de algunos apodos del Madrid, Barça o Atlético de Madrid. Vimos fútbol en 3D que no nos emocionó y también nos reímos de aquellos tiempos en que el fútbol por satélite sólo se podía ver durante 90 minutos exactos. Nos pusimos nostálgicos recordando que el fútbol de hoy es comandado por el dinero y, erradamente, creímos ver un gran equipo donde no lo había.

Tocamos el fútbol escoces con el fin del Old Firm, la tragedía que une en la historia al Alianza Lima con el Manchester United y el Torino, el fútbol italiano, el inglés y por supuesto el español donde nunca nos dejará de sorprender el fanatismo de su prensa deportiva. También estudiamos el fútbol colombiano. Desde su valor económico, a sus asistencias y el impacto del mismo sobre la televisión por suscripción. Nos preocupamos por el futuro incierto de un liga llena de equipos sin tradición, del impacto de despedir entrenadores, tanto a nivel de club como de selección. También aprovechamos la conyuntura para recordar esos grandes partidos de antaño entre el Real Madrid y Millonarios, lo enredado del traspaso de Di Stéfano al Real Madrid, los grandes narradores y comentaristas y la realidad estadística de la historia de la Selección Colombia. Precisamente, sobre la selección, nos interesamos por el viejo debate de la sede de la selección y su importancia comparada.

El año 2012 fue importante para Bogotá, pues Millonarios y Santa Fe ganaron sorpresivamente los dos torneos. Pero analizamos comparativamente el potencial de equipos grandes como Nacional o sorpresas como el Pasto. Compartimos la protesta de la afición por los altos precios de la boletería o las propuestas de devolver títulos.

El 2012 llegó con dos grandes torneos a los que le dedicamos atención especial. La Eurocopa nos recordó que Alemania es el gran favorito pero Italia siempre luce cuando llega precedida de escándalos. Pero el protagonista fue España que ya no tiene complejo de persecución y de la mando de dos grandes cracks logró el título, ya no como“la furia” sino como “la roja”. Hubo grandes partidos, con significativos antecedentes históricos. La amistosa rivalidad del España – Portugal, se combinó a la perfección en el verano con grandes clásicos como el Holanda – Alemania o el Italia – Alemania. Los números de la Eurocopa nos permitieron establecer la “viveza” del sur y la importancia de la posesión.

El segundo gran acontecimiento del año fueron los Juegos Olímpicos, con su historia única. El éxito de México no nos hace olvidar que Colombia hace mucho no es protagonista del torneo olímpico. Torneo cuya existencia, por cierto,  se puso el tela de juicio por la pronta eliminación de la selección española.

El fútbol suramericano y su historia nos mantuvo también muy ocupados. Como no recordar esos Argentina – Uruguay, el clásico por antonomasia del fútbol mundial o esa tarde en que Brasil nos hizo llorar y cambió para siempre la concepción del jogo bonito. Precisamente aquello nos llevó a pensar en cuál ha sido el mejor equipo de la historia, algunos de los cuales jugaron esa Copa Intercontinental que no sólo presenció fútbol bello sino alguno de los partidos más violentos de la historia.

Es nuestra intención seguir contando historias, como las de los vídeo juegos de fútbol, aquellas donde los grandes goleadores dejan de serlo o simplemente escandalizarnos porque pretenden vender a jugadores como Adu como el siguiente Pelé, pero acusan de no tener sangre a un jugador como Messi.

Esperamos y confiamos en que nos sigan leyendo. La historia del fútbol es interminable. Son demasiados años, demasiados países, demasiados “locos” como para pensar que nos quedaremos sin ideas. Aspiramos a seguir creciendo aquellos interesados en nuestras historias con el apoyo de nuestro mayor activo: los lectores.