Tag Archives: Pases Recibidos

La envidia que frenó a Messi con Argentina



Instagram

Para algunos es el mejor jugador de la historia. Para otros, “apenas” está entre los cinco mejores. Para mí, después de Pelé, es lo mejor que ha trotado sobre un campo de fútbol. Argentina, la misma de Di Stéfano y Maradona; aquella de los entrenadores exitosos alrededor del mundo, se ha mostrado incapaz de sacarle provecho al maravilloso talento de Lionel Messi. El problema es simple. Los compañeros le niegan el balón.
Continue reading La envidia que frenó a Messi con Argentina

Messi y la desconfianza de sus compañeros


La pregunta está en boca de todo aquel que se interese lo más mínimo por el fútbol: ¿Por qué Messi, uno de los tres mejores jugadores de la historia, no rinde con la selección Argentina? Hay teorías para todos los gustos. La mía es que a Messi los compañeros  no le dan el balón que en el Barça sí le dan.




Las cifras, sin embargo, indican que Messi sí toca mucho balón con Argentina. Algo menos que en el Barça, pero en la selección sí lo buscan para que él arme, filtre y genere peligro. En Chile 2015 realizó 53 pases por partido con un porcentaje de acierto del 83,7%. En la Champions League 2014-15 realizó 64 pases (86,2%) y 61 pases en la liga de la misma temporada (82,9%). Las diferencias en otros indicadores, incluyendo asistencias y pases claves, son aun menores.

Pero observando a Messi con la selección y con el Barça, se tiene la sensación de que  Argentina le priva el balón en la zona caliente, allí donde él es capaz de definir partidos. La pared que Iniesta y Xavi o más recientemente Neymar y Suárez no le niegan a pesar de verlo rodeado de contrarios, sí se la niegan en la selección Argentina. Cuando Messi propone una pared, es común que lo haga con dos o más defensores apretándolo. De ahí que quien recibe, en el Barça o en Argentina, se sienta más libre de lo común. Agüero, Pastore, Higuaín o Tévez se creen entonces lo suficientemente hábiles como para intentar definir ellos sin contar ya con Messi. Brasil 2014 y Chile 2015 demuestran que están equivocados.

A pesar de tocar aproximadamente el mismo número de balones, en el Barça Messi recibe donde hace más daño, en Argentina no. Revisando los datos disponibles de recepción de balón por área del campo del Mundial 2014 y La Liga (2012-13 y 2013-14) se observa que Messi recibió con el Barça 1 de cada 4 balones en el último tercio de frente al marco contrario. Con Argentina, 1 de cada 7 balones.

Messi Pases Recibidos

 

Llama la atención que durante el Mundial de Brasil Messi recibió apenas 1,9% de los pases dentro del área. Con el Barça esa cifra es superior al 6%. Es decir, apenas recibió un pase por partido en el área (ninguno el día de la semifinal frente a Holanda). Esa cifra con el Barça sube a más de tres. Cierto, algunos rivales del Barcelona en la liga no son lo poderosos que se espera. Pero tampoco lo eran Bosnia, Irán, Nigeria o Suiza. Las cifras del Mundial se pueden trasladar fácilmente a la Copa América. Aquella  jugada del último minuto del tiempo reglamentario de la final frente a Chile donde Lavezzi la cruza a Higuaín. En el Barça el receptor habría sido Messi. El resultado, seguramente, habría sido otro.

El 60% de los balones los recibe Messi en el segundo tercio del campo cuando juega con Argentina. Con el Barça la cifra es inferior en casi 9 puntos. Con el cuadro catalán recibe el 48% de los pases en el último tercio. En Argentina apenas 37% y en su mayoría escorado a la derecha.

Messi no rinde en Argentina porque sus compañeros no asumen que es el mejor del mundo. Como tal, debe ser aprovechado donde ha demostrado que rinde más: con el balón cerca del área. Maradona metió un gol desde la mitad del campo. Pero fue un gol con la mano, en el área y de frente al arco contrario lo que garantizó el triunfo frente a Inglaterra. No se puede jugar a que el mejor del mundo, sea El Diego, o Messi, se regateé siempre a medio equipo contrario.

Alguno, no sin razón, podría argumentar que le falta peso, personalidad. Es cierto. No tiene la personalidad de Maradona. Quizás un día deba frenarse y gritarle a la cara, en frente del todo el estadio, a Agüero o Tévez por no devolverle la pared. El día que asuman que el balón es de Messi, Argentina será campeón.