Tag Archives: Posesion del balon

Las diferencias: Eurocopa vs Copa América



Instagram

La disputa simultánea de Copa América y Eurocopa da pie a las eternas discusiones sobre el poderío del fútbol de uno y otro lado del Atlántico. En Eurocopa niegan tal interés en comparar, pero estuvieron prestos a hablar del ‘descrédito’ de la Copa América por los errores arbitrales. En América nunca se ha negado el interés. Por ello se entiende que la prensa se ‘escandalice’ por la violencia de los ultras europeos. Continue reading Las diferencias: Eurocopa vs Copa América

Colombia vs Uruguay: En busca del Maracanazo


El Mundial de 1950, en Brasil, no tenía final. El campeón había de definirse en un cuadrangular final. Brasil alumbraba al mundo. Marcó 13 goles en sus dos primeros partidos. Siete a Suecia y seis a España, selección a la que definitivamente  no le rinde jugar en la tierra de Pelé.  Uruguay, en cambio, apenas si pudo empatar 2-2 frente a España su primer partido. El segundo, faltando dos minutos, también lo empataba a dos.

En el minuto ’84 del Uruguay – Suecia, Brasil era, en esencia, Campeón del Mundo. Entonces el ‘Palomo’ Míguez marcó el gol que le daba carácter de final al partido final: Uruguay – Brasil. Lo sucedido aquel día se conoce como el Maracanazo. Salvo para los propios jugadores brasileros, para el resto del mundo era inconcebible un resultado diferente a la victoria brasileña.

No sólo en Brasil se daba por descontada la victoria. En Uruguay también. Al finalizar el partido contra Suecia, un dirigente uruguayo se acercó a los jugadores: “Muchachos, ya cumplieron”, dijo. Obdulio Varela, el ‘Negro Jefe’, el líder y la fuerza de aquel equipo celeste lo miro serio y respondió seco: “Nosotros sólo cumplimos si les ganamos a los brasileños”. El resto es historia. Tras remontar un 1-0, Uruguay se proclamó Campeón del Mundo.

64 años después Colombia debe medirse a Uruguay en el mismo estadio donde se forjó el que quizás haya sido el más grande triunfo (por inesperado) de la historia del fútbol.

En Colombia algunos, pocos es cierto, hablan de que superando la primera ronda la selección “ya cumplió”. A ellos cabe recordarles las palabras del gran Obdulio Varela.

Uruguay, por su parte, llega fuerte, superó a dos grandes del fútbol europeo. Además llegan heridos. El ‘Canibal’ Suárez, más allá de las sanciones de la FIFA, ha sido condenado mundialmente excepto, por supuesto, por los propios uruguayos que se sienten perseguidos.

Es un partido donde se enfrenta la que por resultados es la más poderosa selección Colombia de la historia, frente a un equipo uruguayo que quiere demostrar que no está donde está gracias a los mordiscos de nadie. Y sobretodo, tienen en la mira ese partido con Brasil que, Chile mediante, se daría en cuartos de final. Hay ilusión por revivir ese partido del ’50.

La percepción general parece ser la de un partido entre un equipo poderoso en el ataque, con buen manejo de balón, frente a otro fuerte en defensa más directo a la portería rival. Esto nace de los 9 goles anotados por Colombia frente a los 4 de Uruguay. Ello a pesar de que ambos han disfrutado de prácticamente la misma posesión: 42% Colombia, 46% Uruguay.

En defensa las cifras globales también favorecen a Colombia: 2 goles en contra frente a los 4 recibidos por los uruguayos. Los rivales, por supuesto, no fueron los mismos, pero tres de los goles recibidos por Uruguay los marcó Costa Rica, a priori la selección más débil del grupo.

La siguiente gráfica, con base en datos de OPTA, parece confirmar las percepciones. Colombia ha tenido menos jugadas de ataque, pero maneja mejor el balón: 77% de sus pases son buenos frente al 74% de la celeste. Además pierde menos el balón (233 vs. 270).

Colombia también remata más a portería, más al arco y con mayor efectividad (44% de sus disparos van entre los tres palos vs. 32%). El juego de los de Pekerman es más directo que los del ‘Maestro’ Tabarez pues ha generado hasta tres veces más jugadas al área. La celeste, por el contrario, es superior en un 50% en el número de centros al área. Así, recordemos, marcaron Suárez frente a Inglaterra y Godín frente a Italia.

Finalmente, como cabría esperar, el equipo del Río de La Plata pega más: 56 faltas recibidas frente a las 48 de Colombia. Sin embargo, a Uruguay también le pegan más: 48 vs. 37.

Comparativo Equipos Colombia vs Uruguay Primera Fase Brasil 2014

Los datos sugieren pues, un partido entre dos equipos que prefieren ceder el balón al rival pero que lo utilizan de manera diferente cuando lo poseen.

La siguiente gráfica complementa el análisis y, dada la sanción de nueve partidos y cuatro meses sin jugar que la FIFA impuso a Suárez, generará aún mayor preocupación entre los uruguayos. En esencia se compara el desempeño de los mejores jugadores de cada equipo en diferentes rubros.

Comparativo Colombia vs Uruguay Primera Fase Brasil 2014 1

 

El crack de Colombia, por si alguien lo dudaba, es James Rodríguez. El de Uruguay, Luis Suárez. Pero precisamente ahí está la diferencia que puede definir el partido. Mientras James, un tipo talentoso y dúctil con el balón es el líder colombiano en pases totales y pases buenos, en regates (incluyendo los exitosos), en remates a puerta (incluyendo también los exitosos) y hasta en centros al área; en Uruguay el que maneja el balón (pases buenos y pases totales) es Martin Cáceres. Un tipo luchador, bravo, aguerrido, pero lejos, muy lejos de la calidad que atesora James. El “Cebolla” Rodríguez , otro luchador incansable, pero sin la calidad de los cracks es además quien más remata a puerta. Quien más acierta entre los tres palos es, por supuesto, Suárez.

Uruguay cuenta con la historia de su parte. Y con un gran plantel cuya capacidad de lucha está fuera de toda duda. Colombia, cuenta con la fortaleza de su presente y con un crack como James que dirige el equipo. Suárez es resolutivo. Pero James, además de resolver, organiza el equipo.

La diferencia es que el mejor jugador colombiano sirve al equipo. El mejor jugador uruguayo depende de jugadores de menor nivel para resolver. Y encima no jugará. El partido, ojo, no está sentenciado. Pero que no juegue Suárez es una ventaja para Colombia.

Será la segunda vez que ambos equipos jueguen en un Mundial de Fútbol: en 1962, en el debut de Colombia en mundiales, los goles de Cubilla y Sasia remontaron el penal que había marcado el ‘Cobo’ Zuluaga.

Ahora, Maracaná dictará sentencia.

¿Ganará Colombia o ganará Uruguay?

¿Ganará Colombia o Uruguay?

  • Colombia (87%, 34 Votes)
  • Uruguay (13%, 5 Votes)

Total Voters: 39

Loading ... Loading …

Brasil 2014. ¿La posesión importa? Primeros partidos


A raíz del descalabro del Bayern de Múnich  de Guardiola ante el Madrid en la pasada Champions el debate sobre la importancia de la posesión de balón cobró particular importancia. Ya un año antes, con el baile que el propio Bayern (entonces dirigido por Hetzfield) le dio al Barça el debate se había puesto de moda. Pocos dudan que hay más de una forma de ganar. Pero con el recuerdo aún fresco de las gestas del Barça de Pep el debate adquiere cierto tono religioso.

Aún es muy pronto para que el Mundial de Brasil 2014 dicte sentencia. Pero con 11 partidos jugados es posible realizar unos primeros análisis.

Con datos de Opta la gráfica relaciona la posesión del balón (medida en minutos), los goles marcados por el equipo y los disparos a puerta en los primeros once partidos del mundial de Brasil 2014.

La línea de tendencia no incluye a Holanda porque es, evidentemente un dato atípico. Golearon a los españoles a punta de contragolpes, no tuvieron ni que tener más el balón ni que disparar más (ambos dispararon 10 veces).

Brasil 2014 Posesión 11 partidos

La mayoría de equipos que ganaron tuvieron más posesión que su rival. Además de Holanda, el otro que logró maximizar su escasa posesión del balón fue Colombia. Tuvo el balón casi un tercio menos que Grecia y sin embargo logró tres goles de diferencia.

La gráfica no revela una relación evidente entre posesión y disparos a puerta. Sí hay, en cambio, cierta evidencia de que a mayor posesión mayor número de goles. La mayor parte de los equipos que están por encima de la línea de tendencia (es decir que tuvieron más posesión que el resto) ganaron sus partidos.

Además de las excepciones ya anotadas de Grecia y España, por encima de la línea amarilla también se encuentra Bosnia. Pero Argentina, que ganó, tuvo más el balón.

En este mundial sin empates, donde prácticamente todos los equipos marcan, la posesión del balón parece tener alguna incidencia en el resultado. La evidencia es aún corta, pero quedan sembradas las bases de un debate que tendremos que desarrollar más a fondo a medida que el mundial avanza.

Los campeones mundiales: El arte del pase

El fútbol ha evolucionado. Nadie lo duda. ¿Qué tanto ha evolucionado el fútbol?. Para muchos, para mí, el mejor equipo en la historia de los mundiales es el Brasil de 1970. Pero para establecer sí un equipo es el mejor hay muchos y ningún indicador. Es decir, no hay un indicador universal que objetivamente establezca cuál es el mejor equipo que ha habido.

Hay, sin embargo, algunos indicadores parciales que nos pueden servir de guía. Por ejemplo, miremos hoy la precisión en el pase de los campeones mundiales desde 1966 al 2010. Gracias a datos de Opta podemos hoy revisar el número de pases y la precisión en los mismos de los campeones mundiales de fútbol desde Inglaterra en 1966 a España en 2010. ¿Fueron realmente Jairzinho, Gerson, Tostao, Rivellino o Pelé más precisos que nadie en el pasé?

En promedio, por partido jugado, los campeones mundiales han realizado 426 pases por partido. 82 de cada 100 pases son acertados. Es difícil comparar equipos de diferentes épocas porque, entre otras razones, el fútbol se ha vuelto más rápido. Pero las comparativas inter-temporales tienen su belleza para los amantes de cualquier deporte. Así que revisemos algunos datos básicos.

La siguiente gráfica ilustra el número de pases y el acierto en el pase de los campeones del mundo. El campeón mundial que más pases realizó fue España en 2010, 604. El que menos, quizás no sorprenda, fue Italia en 1982 con apenas 313. Brasil 1994, ese equipo que no llenó la retina es, sorprendentemente, el segundo en número de pases, 583 por partido.

Los datos de Argentina son coherentes con sus entrenadores. Menotti, creyente del balón como instrumento de ataque, realizó 403 pases por partido. Bilardo, lo opuesto, y dependiente de Maradona, logró apenas 338 pases por partido.

Brasil ´70 está apenas en el promedio, 415 pases por partido, cifra algo inferior a la Alemania del ´74 y del ´90. Sorprende, eso sí, que la defensiva Italia del ´06 hubiese logrado 415 pases, los mismos que la excelsa selección de Pelé. El número de pases, siendo un indicador absoluto, no es el mejor indicador para evaluar calidad. Se puede rotar mucho el balón pero lo difícil es hacerlo de forma acertada. Esto lo revisamos más adelante.

Por ahora, vale anotar que no hay una tendencia clara a los largo de los años. Es decir, no puede afirmarse que el número de pases por partido ha bajado o subido. No parece que el número de pases sea un buen indicador para elaborar sobre la evolución del fútbol, al menos desde el punto de vista de los campeones del mundo.

Pases Campeon Mundial de Fútbol

Las cifras de acierto en el pase son algo más dicientes. Los resultados parecen relacionarse aceptablemente con el fútbol que practicaron los campeones del mundo. Inglaterra, con un fútbol muy directo, quizás de pase más largo que el promedio es, después de la poco enamoradora Italia de 2006, quién menos acierto en el pase tuvo, apenas el 78%. Brasil ´70, por el contrario, acertó el 88% de los pases. Una cifra muy superior a sus pares con la notable excepción de la Argentina de Maradona, el otro mega crack que fue campeón del mundo durante el período para el que tenemos datos

Dos equipos destacan. Brasil ´94, un equipo que no ganó como se esperaba de Brasil, demostró ser un equipo fino en el trato del balón. Al menos al circularlo entre compañeros. España, campeón en 2010, fue un equipo de mucho pase, mucha circulación, pero relativamente poco acierto. Apenas el 80,7%.

Desde Francia a España, pasando por Brasil en Corea y Japón e Italia, la precisión en el pase no ha logrado alcanzar las cotas del pasado. Hay cierta tendencia a la baja en el trato al balón. Las cifras de acierto en el pase escasamente rondan el 80%.

Es posible, por supuesto, que los equipos pasen el balón en su propio campo. Si argumentamos que antes se corría menos, es posible que el alto nivel de acierto del Brasil de Pelé fuese debido al alto número de pases entre sus defensas, sin apenas presión. La siguiente gráfica ilustra el acierto en el pase cuando se juega en campo rival. Allí, donde el balón quema, el gran Brasil del 70 también destaca. Es el único equipo campeón del mundo que logró acertar, en campo rival, más del 80% de sus pases. Exactamente el 82,1%. Eran magos con el balón.

En este aspecto también destacan Brasil del ´94 y los dos triunfos de Alemania, todos por encima de la media. Curioso igualmente que la Argentina de Maradona fuese notablemente superior en este aspecto que la Argentina de Menotti de 1978.

España no destaca particularmente en este aspecto. Gran porcentaje de posesión, rotación rápida del balón, pero en campo contrario, relativamente poco acertada en el pase. Quizás eso explique que sea el campeón mundial que menos goles logró en la historia, apenas 8. Italia en 1938 marcó 11 goles. Como Inglaterra en 1966 y Brasil en 1994. Compartían el dudoso honor de ser las selecciones campeonas del mundo con menos goles anotados. Italia, vale anotar, los hizo en apenas 4 partidos. Italia, tanto la de 1934 como la de 1982 y la del 2006, seguía en el ranking de los campeones de escasos goles. Sus títulos llegaron tras marcar 12 goles; en 1934 jugando sólo 5 partidos.

Campeones Mundiales pases acertados campo rival

Con estos números es difícil entender el debate que en algún momento se quiso plantear en España: ¿Era mejor la roja del 2010, que el Brasil de 1970? Los sudamericanos en 6 partidos, uno menos que España, lograron 19 goles. A día de hoy, el mejor fútbol, el mejor equipo, el campeón de campeones sigue siendo el Brasil de 1970. Como dijo años después Gerson: “Eramos los mejores. El que lo vio lo vio. El que no, jamás lo verá”

La posesión del balón: Una estrategia defensiva

El Barcelona de los últimos años es, sin duda, uno de los equipos más ofensivos que ha dado la historia del fútbol. Buena parte de su éxito se basa en la posesión del balón. En los cuatro años que estuvo Guardiola al frente del Barcelona, el equipo marcó 603 goles y apenas recibió 170. El control del juego, basado en la posesión, tuvo días memorables. Uno especialmente. El día que marcaron 4 goles al Santos de Neymar en la final de la Copa Mundial de Clubes del 2011. Aquel día el Barcelona tuvo una posesión del 71%.

A raíz del éxito del equipo catalán, prolongado en la selección española, han surgido en el mundo múltiples sucedáneos que buscan imitar -en la medida de lo posible- el juego de posesión y ataque. En el ideario popular la posesión del balón se relaciona con fuerza atacante, idealmente con efectividad goleadora. Pero las cifras no sustentan ese precepto. Con datos de la Eurocopa 2012, hace un tiempo, ya tuvimos dificultades para encontrar esa relación.

A continuación utilizo datos de OPTA de la Copa Libertadores 2013 para relacionar posesión del balón con algunas variables de interés que ayuden a ilustrar qué se consigue con la posesión del balón. Antes, anotemos que en el torneo que ganó el Atlético Mineiro de Ronaldinho, un equipo tuvo una posesión del balón promedio del 55,4% cuando jugó de local. Ese valor cayó al 44,3% cuando jugó de visitante. El Toluca fue el equipo con mayor posesión promedio jugando de local: 67,5%. De poco le sirvió pues fue eliminado en primera ronda. Vélez siguió con 64, 8% compartiendo el tercer lugar Newell´s y Millonarios ambos con 64,3%. A éste último, al igual que al Toluca, de nada le sirvió pues perdió dos de los tres partidos que jugó de local.

En campo visitante los tres equipos con mayor posesión promedio fueron el Sao Paulo, el Fluminense y el Toluca con el 59%, 58,9% y el 58,1% respectivamente. El Sao Paulo fue eliminado en segunda ronda y el Fluminense en tercera.

El campeón, el Atlético Mineiro, obtuvo una posesión promedio del 58,6 jugando de local y 49,7% jugando de visitante. Cifras ligeramente por encima del promedio general. Contrastan significativamente con los valores de posesión del subcampeón, el Olimpia paraguayo: 46,2% de local (el tercer equipo del torneo que menor posesión tuvo) y el 33,1% de visitante (el equipo que menos posesión tuvo de los 32 participantes).

Los números parecen sugerir que hay poca relación entre la  posesión y los resultados del equipo. La siguiente gráfica ilustra la correlación entre la posesión del balón y los goles marcados por cada equipo. En términos estadísticos, tal relación es inexistente. No se puede afirmar que haya una relación positiva entre posesión del balón y goles por partido.

Posesión y Goles Copa Libertadores 2013

Quizás el problema sea simplemente de eficiencia. Tener el balón puede relacionarse con disparos al arco. La siguiente gráfica, también con datos de la Copa Libertadores 2013 relaciona disparos a favor y posesión del balón. Nuevamente, la relación es estadísticamente insignificante. Es decir, no se observa una correlación entre la posesión del balón y los disparos que realiza un equipo. No es pues, un problema de eficiencia.

Posesión y disparos al arco Copa Libertadores 2013

Falta por analizar lo que Cruyff, hace más de dos décadas, ya sabía:”sólo hay un balón y sólo se juega con ése balón. Por lo tanto, mientras yo tengo el balón, no me atacan”. La siguiente gráfica relaciona posesión del balón con los disparos que un equipo recibe en contra a lo largo de un partido.

La premisa de Cruyff era casi tautológica. Si tengo el balón todo el partido, el contrario podrá defenderse, pero no me marcará goles. Tener el balón, por supuesto, requiere de un nivel de habilidad que garantice que no pederlo cerca de la portería propia o con el equipo a desubicado. La premisa puede ser obvia, la práctica no.

La siguiente gráfica demuestra cuánta razón tenía Cruyff y, años después, Guardiola. El equipo que tiene el balón recibe menos disparos en contra. La relación es estadísticamente significativa. De hecho, considerando una relación de causalidad entre posesión del balón y disparos en contra se concluye que por cada 10 puntos adicionales de posesión se logra disminuir en uno el número de disparos en contra por partido. Dado que en promedio el número de disparos en contra es de 4,75 por partido, la cifra es muy relevante pues es una disminución de aproximadamente el 20%.

Posesión del balón y disparos en contra Copa Libertadores 2013

Tener el balón es por tanto una buena idea. La pregunta es cómo. Viene a la memoria aquella historia de Garrincha jugando contra un equipo colombiano en El Campín de Bogotá. Antes de comenzar el partido, el entrenador le indico con lujos de detalle al marcador de Garrincha como operaba el crack brasilero. “Siempre”, decía el entrenador, “utiliza la misma jugada. Amaba y sale por derecha”.

Al finalizar el primer tiempo, Garrincha había bailado infinitas veces a su marcador. El entrenador disgustado se acercó y, de manera airada, protestó: “Pero le dije que siempre usaba la misma jugada, amaga y sale. Cuál es el problema?”. El jugador, humilde él, contesto: “Si profe, siempre usa la misma, amaga y sale. Pero el problema es que usted no me dijo cuándo……”

No basta con saber la teoría. La práctica es la clave.

Copa Confederaciones 2013. Tiempo de juego, posesión y la derrota de España

Un partido de fútbol dura 90 minutos. Nominalmente es cierto. Pero hace ya mucho tiempo sabemos que en realidad un partido no dura 90 minutos. En la Copa Confederaciones 2013 un partido duró en promedio algo menos de 59 minutos.

Los partidos en el que más tiempo estuvo el balón en juego fueron, por supuesto, los de Italia en semifinales y la final de consolación. La prórroga en ambos juegos llevó a que la azurra jugase contra España 88 minutos y contra Uruguay 77. Aparte de este, el partido más completo lo jugó Uruguay vs. Tahití. El balón rodó durante 65 minutos. Los partidos más cortos los jugó Brasil. Contra Italia y contra Uruguay apenas si jugaron 47 minutos.

En la Copa Confederaciones 2013 un partido duró en promedio algo menos de 59 minutos. España en la final apenas rodó el balón durante 28 minutos. Su peor cifra había sido frente a Tahití con 36 minutos.

¿Existe alguna relación entre el tiempo jugado y el porcentaje de posesión del balón? Nótese que no es lo mismo. El balón puede estar en posesión de un equipo, pero la pelota no necesariamente tiene que estar rodando. Sin embargo, cabría esperar una correlación positiva fuerte entre tiempo jugado y porcentaje de posesión del balón.

Sin embargo, eso parece no ser cierto. En soccermetrics, un blog recomendado, recientemente realizaron el ejercicio para la English Premier League. Interesados en el tema relacionaron los minutos jugados con la posesión del balón. Encontraron, para sorpresa mía, que no hay una relación positiva. ¿Es ese un resultado universal?

La Copa Confederaciones sugiere que no necesariamente. La siguiente tabla presenta los minutos jugados y la posesión de cada equipo. España encabeza la tabla. Tahití, por supuesto es el último. Sorprende Uruguay, cuarto al final del torneo. Le rindió mucho, pues con apenas 25,8 minutos jugados por partido logró marcar 14 goles aunque ello, con la inestimable colaboración involuntaria de la débil representación de Oceanía. El coeficiente de correlación entre las dos columnas de la tabla es de 0,83. Siendo uno correlación perfecta es un valor bastante alto.

Copa Confederaciones 2013 tiempo de juego vs posesión del balón

El resultado se corrobora visualmente en la siguiente gráfica. La correlación positiva salta a la vista. A más minutos con el balón rodando, mayor será la posesión del equipo. Por encima del área gris, Italia sobresale por sus dos partidos con tiempos extra. El caso de Uruguay es parecido pero ayudado por Tahití, la cenicienta del torneo. Contra Tahití tuvo el balón 40 minutos. Frente a Italia, tiempo extra incluido, apenas 33. El valor más alto de minutos jugados de España también coincide con el partido con tiempo extra frente a Italia en semifinales. Excluyendo pues, estos partidos, la correlación suele ser alta.

Minutos jugados  vs porcentaje de posesión Copa Confederaciones 2013

La relación en sí, por tanto no parece muy interesante. Aquí hemos hecho ya varios ejercicios con porcentaje de posesión, particularmente para la Eurocopa del año pasado. Lo que sugieren los resultados de la tabla y la gráfica es que en realidad basta con observar el porcentaje de posesión del balón para realizar análisis de juego de los equipos, particularmente para contestar la pregunta del millón, la que ha puesto de moda el dominio español en el último lustro: ¿Se ganan partidos con posesión?

En los dos últimos partidos de la Copa, a España le quitaron el balón. Tanto frente a Italia como ante Brasil tuvo el balón un 53%. Ganó, por supuesto, en términos de posesión, pero no marcó goles. En la primera fase su porcentaje de posesión oscilo entre el humillante 71% frente a Uruguay el día de su estreno y el 58% frente a Nigeria. Su porcentaje de posesión fue cayendo a lo largo del torneo pues en su segundo partido, frente a Tahití, a pesar de los 10 goles, tuvo el balón menos que contra Uruguay, un 62%.

Los valores registrados de minutos jugados sugieren que, quizás, ahí estuvo la clave de la final. España apenas rodó el balón. Jugó 28 minutos. Su peor cifra había sido frente a Tahití con 36 minutos. Le quitaron el balón, lo tuvo poco, perdió. Al final hasta parece simple.